Normas Vs Comunicación

 

Últimamente veo discrepancias entre los que defienden el protocolo como norma y los que lo ven como comunicación. Y, la verdad,… ¡no entiendo la discusión!imgres.jpg

Digo yo, ¿acaso las normas no comunican?

Por ejemplo: un uniforme del ejército sigue unas normas, pero comunica ¿no? Si yo asisto a un acto puedo distinguir cuáles son las autoridades y saber quién es quién, si están ordenadas según norma. Las normas comunican y nos ayudan a educar, comunicando cosas, enseñando…

militar.jpg

¿Por qué yo tengo que ir bien vestido a trabajar? Pues porque mi aspecto comunica una serie de cosas al resto. Los códigos de vestimenta son normas sociales por las cuales comunicamos a los otros determinados mensajes.

No podemos decir que el protocolo no es solo una labor de “acomodadores de palacio” y luego alegar que son solo normas para ordenar. Además de eso, como todo en esta vida: comunica.

imgres.png

Existen tres elementos fundamentales en la comunicación para podernos relacionar: la escucha activa, la empatía y el refuerzo. Estos nos sirven para mejorar las relaciones sociales con los demás y esos tres los encontramos en el protocolo.

Relacionarnos, es algo imprescindible, que hacemos día tras día, las normas nos ayudan a ello:

  • Nos hacen pararnos y observar, escuchar al otro (escucha activa)
  • Nos hacen obrar con respeto y prudencia, poniéndonos en el lugar del otro (empatía)
  • Y, cuando se aplica bien, provoca que tenga lugar una relación necesaria: la comunicación (refuerzo)

Concluimos el post de hoy diciendo que: el protocolo establece y facilita el proceso de comunicación.

imgres.jpg

Yo quiero un Conde, que me pele y que me monde

Yo quiero un Conde, que me pele y que me monde

Hoy he visto un artículo compartido en redes que nos habla acerca de los títulos nobiliarios.

El artículo expone que desde la Proclamación de Felipe VI como rey, en junio de 2014, no se ha concedido ningún título nobiliario. Pero no dice si el que Felipe de Borbón no haya otorgado ningún título va a ser una línea de actuación, o si es una simple curiosidad que cambiará con el tiempo.imgres-27.jpg

Seguro que a muchos os surgen un montón de preguntas antes de pronunciaros:

Por qué se concede un título nobiliario

Los títulos nobiliarios son una dignidad otorgada por el Rey. Lo podemos comprobar leyendo el artículo 62 de la Constitución, que dice así: “conceder honores y distinciones con arreglo a las leyes”, al enumerar las funciones del titular de la Corona.

En teoría, son muestras de reconocimiento sociales a una trayectoria llena de méritos en cualquiera de los ámbitos de la vida: laboral, social,…

Cómo se hace

Pues mediante un Real Decreto, firmado por el ministro de Justicia, que se publica en el BOE.

titulos nobiliarios legislacion.jpg

Qué título nobiliarios existen

Por esto orden:

Duque/Duquesa

Marqués/Marquesa

Conde/Condesa

Vizconde/Vizcondesa.

Barón/Baronesa

Señor/Señora

Todos estos títulos mencionados, desde Marqués hasta Señor, se pueden conceder con o sin Grandeza de España. Los hijos de las infantas e infantes son Grandes de España.

Además, existe el título de Caballero, también de origen medieval y que suele estar asociado a las órdenes militares o de caballería,… En la actualidad existen Corporaciones Nobiliarias y Órdenes del Reino. El título de Caballero siempre se concede sin Grandeza de España.

imgres-23.jpg

Qué clase de privilegios otorga el tener un título nobiliario

En la actualidad la posesión de un título de nobleza no supone ningún privilegio legal real, gracias a Dios lo del derecho de pernada y perversiones similares ha pasado a la historia. Desde hace ya décadas los títulos nobiliarios han quedado reducidos a su carácter honorífico y simbólico. El último privilegio fue suprimido en 1984 y era el derecho a pasaporte diplomático que poseían los Grandes de España.

imgres-26.jpg

Las sucesiones en los títulos las tramita el Ministerio de Justicia y el uso de los mismos está sujeto a impuestos. Un aspecto que ha cambiado, gracias a una ley aprobada en 2006, en la que se establece la igualdad entre el hombre y la mujer, es el de la antigua preeminencia del varón sobre la mujer a la hora de heredar estos títulos. Algo digno de mención.

images-22.jpg

Hoy mismo leía yo otro artículo compartido en redes del blog de “bocadosdemadriz” que hablaba de que los nuevos títulos nobiliarios eran los puestos de trabajo. Un post simplemente genial que nos acaba llevando a una cosa: la gestión del ego.

El verdadero problema no es la actualidad o no de los títulos nobiliarios, de los cargos honoríficos,… El verdadero problema es el mal uso de las herramientas que las estructuras sociales ponen a nuestro alcance.

Antes de lanzarnos a quemar Condes y Marqueses veamos si merece la pena gastar gasolina y cerillas.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que los títulos nobiliarios tienen como fin premiar la excelencia. Aunque en algún momento de la historia puedan haber representado otra cosa

images-23.jpg

No es malo que haya nobles o distinciones especiales. Son elementos que nos sirven para premiar y distinguir, y para ordenar la sociedad y premiar a aquellos que obran con nobleza o que han trabajado denodadamente por una causa justa.

No voy a negar que hay títulos no merecidos o conseguidos de forma poco legítima, pero esto es igual para todos.

images-21.jpg

Hoy en día un título nobiliario no es más que algo honorífico. No debería ser molesto que existan. Me preocuparía mucho más por lo que decía el otro artículo “los puestos de trabajo”, la necesidad de adornar y de inflar curriculum ante la imposibilidad de demostrar competencias.

Tal vez lo que nos debe molestar no es la importancia de si debe existir o no la nobleza, sino si los egos humanos modernos se nos descontrolan por otros caminos. Es cierto que es necesario reformar en las formas, valga la redundancia, pero antes de arrasar con todo debemos comprobar si nos gusta la idea de base y si en lugar de arramplar con ella podemos mejorarla. Porque hay que reconocer que todos no somos Miguel Delibes y apocos les amarga un marquesado…

images-20.jpg

 

 

 

Kiko Matamoros, Makoke, Belén Esteban y los protectores de tacones

Kiko Matamoros, Makoke, Belén Esteban y los protectores de tacones

Este viernes se ha casado Kiko Matamoros con Makoke, para los que no seguís la prensa rosa tal vez ni os suene. Sin embargo creo que todos conocéis, al menos de oídas, a Belén Esteban.

Lo que verdaderamente me ha sorprendido es que Belén nunca haya oído hablar ni haya visto los protectores para los tacones, tal vez nunca ha ido a una boda o un evento sobre césped organizada por un verdadero profesional…

Es importante, en este tipo de eventos cuidar los pequeños detalles, no serían mis primeros Michael Kors hundidos y muertos en el jardín de un evento. Los protectores de tacón no solo impiden que el zapato sufra sino que también impiden que te hundas como el Titanic y, como me pasó a mí en un jardín de la Moraleja, te caigas de espalda (¡sí, pueden reir!).

Los que me seguís de cerca ya sabéis lo amiga que soy yo de los zapatos, por mis fotos épicas… Una invitada preocupada no es feliz en un evento y no ayuda a hacerlo más divertido… ¡Lo digo por experiencia! Y si el zapato es claro y de tela…

imgres-21.jpg

Los tamaños van por tallas, que oscilan según el ancho de los tacones. Son flexibles y fiables. No se caen y no resbalan.

Hay que saber escoger la talla: grandes te caerás, pequeños te rozarán la piel del zapato (una pena).

Como os digo siempre, los pequeños detalles marcan la diferencia y con ellos se gana el corazón de los asistentes.

12976577_269467203396282_129810086_n.jpg

Tengo un compañero de protocolo que siempre me recuerda como repartió, a la salida de un evento, esponjitas para limpiarse los zapatos y alguno de los asistentes llegó a escribirle para darle las gracias.

¡No lo olvides, lo pequeño es grande! ¡Haz que los asistentes a tu evento se sientan especiales.

Contigo no me caso. Diez normas básicas de #netiqueta

Me llama poderosamente la atención la capacidad que tienen algunas personas de saltarse las normas de cortesía en redes. Muchas veces se nos olvida que no estamos en el salón de casa charlando con nuestros amigos y tratamos a los desconocidos de forma totalmente inapropiada.

Desde haces días mis amigas me han llamado la atención sobre un contacto de facebook que se dedica a pedirme matrimonio a grito pelado.

No me enfada la situación porque creo que el muchacho lo hace con buena intención, pero he de reconocer que sus formas no son muy efectivas. Y… mucho tiene que cambiar la cosa para que su actitud me resulte conquistadora.

Dicho esto os dejo diez normas básicas de etiqueta en redes que no tienen pérdida, por si queréis pedirle matrimonio a alguien que no os den calabazas.

No escribas en mayúsculas, en internet es como gritar. Si quieres destacar tu frase usa comillas, negrita,…

Cuida la expresión y la ortografía. La mala expresión y las faltas distraen a la gente y no van a ver lo importante. La forma de decir las cosas es importante dentro y fuera de la red.

Si envías varios correos procura no mezclar temas y si lo haces modifica el “asunto”

No uses caracteres extraños o colores estridentes. Es desagradable y muy cansino

No te conviertas en un pesado al que todo el mundo manda a la carpeta de spam. Te puede pasar como a Pedro y el lobo, cuando el mensaje sea importante nadie lo va a leer.

No uses abreviaturas cuando no le estás escribiendo a tu prima o a tu super amiga de toda la vida. ¡Es penoso!

Lee antes de contestar

A veces es útil usar emoticonos, pero no abuses…

Cita tus fuentes… No seas abusón.

No discutas ni entres al trapo de los trolls, solo buscan protagonismo

Sencillo, ¿verdad? ¡Pues a ponerlo en práctica!

Solo una última puntualización. Si de verdad quieres aprender de netiqueta sigue a Mar Castro en redes @marcastrops

 

¡Te tiraría por la ventanilla!

Últimamente me toca viajar con frecuencia en avión, ya sea por ocio o por trabajo. La semana pasada tocó boda en Madrid y, a la hora de pasar por el control de equipajes coincidí con un señor muy mal educado entre el personal de seguridad.

Hice mi queja pública a través de twitter y el AENA y el sindicato CSIF me contestaron. Es evidente que la mala educación no es unilateral y muchas veces todos la sufrimos.

Pero no olvidemos que es una enfermedad que no se cura pagando con la misma moneda.

Los pasajeros también deben ser correctos y educados. Viajar es maravilloso, pero también es agotador, intentemos aliviarnos el camino entre nosotros. Aquí van algunas ideas de cortesía para pasajeros:

  • Sé amable con el personal del aeropuerto, aunque a veces te queden dudas son personas y no máquinas. Saluda, sonríe, di gracias y por favor… ¡es gratis! Eso sí, intenta no pararte de cháchara porque crearás aglomeraciones.Y recuerda que los trabajadores no son nuestros esclavos sino nuestros amigos. Se merecen el máximo respeto.
  • No empujar, golpear, pisar… No solo a la hora de embarcar, sino también a la de tratar a tu compañero de asiento.  Piensa que los demás no están de adorno, no son muebles, tienen igual  o más prisa que tú por acomodarse y necesitan espacio vital.
  • Los asientos del avión o de cualquier otro medio de trasporte (no hablo de Ryanair) se encuentran perfectamente numerados, por lo que cada persona debe ocupar el asiento que le corresponda, según marca su billete. Algunos pagan por elegir asiento o tener uno mejor, no seas caradura. Piensa que no respetar el orden de asientos crea trastornos y aglomeraciones. Si no te gusta tu asiento puedes esperar  que se acomode todo el mundo y solicitar otro.
  •  No seas fresco y llenes el compartimento destinado al equipaje con todas tus cosas, no dejando sitio para los vecinos: maleta, chaquetas, bolso, cámara, lo que compraste en la “Duty free Shop” (recuerda lo del espacio vital, especialmente porque todo el mundo respira…)

Te invito también a leer un post que escribí hace tiempo sobre este tema… y ¡buen viaje!:

https://paracortarselasvenasconunapaladepescado.com/2013/11/23/el-aeropuerto-de-mordor/

.