La Gran Cruz de la Legión de Honor

La Orden Nacional de la Legión de Honor es la máxima distinción de la República francesa y tiene su origen siglos atrás. Tiene como grado supremo el de Gran Maestre, que corresponde al Presidente de la República. Así, como indicamos en nuestro post anterior, el día de su toma de posesión la recibe, de manos del canciller de la Orden, mediante esta fórmula: «Señor presidente de la República, le reconocemos como gran maestre de la Legión de Honor». 

Tras el golpe de Estado llevado a cabo por el general Napoleón Bonaparte el 9 de noviembre de 1799 este decidió poner en marcha una serie de acciones destinadas a «reconciliar a los franceses», reivindicar «el honor individual y el honor nacional» y «unir el valor de los militares a los talentos de los civiles». Este es un claro ejemplo de cómo podemos comunicar con el sentido y la simbología de los actos.


Así nace, el 19 de mayo de 1802, la Orden Nacional de la Legión de Honor que reconoce el mérito individual adquirido por alguien independientemente de su condición social. Con esto, Napoleón pretendía hacer olvidar la nobleza del Antiguo Régimen y la antigua Orden de San Luis, entregada por los reyes franceses, entonces derrocados por la Revolución y darle un sentido nuevo a las condecoraciones otorgadas por el estado francés.

El 15 de julio de 1804, Napoleón hizo entrega de las primeras insignias a mariscales, soldados, inválidos de guerra, científicos, artistas, escritores,…. en una grandiosa ceremonia en Hôtel des Invalides en París.


    
El carácter de la Legión de Honor es meramente honorífico, por lo que su concesión no va acompañada de una compensación económica o de cualquier otro tipo. La medalla consta de dos caras, de las que ha ido cambiando la representación por causas sociales y políticas, a lo largo de los siglos. Actualmente, en una aparece el rostro de una mujer de perfil, la efigie que representa a la República. En la otra, dos banderas tricolor francesas cruzadas.

La primera mujer en recibir la Legión de Honor el 15 de agosto de 1851 fue Angelique Duchemin, sargento de las Fuerzas Armadas de la República Francesa. Antes de comienzos del S. XX unas 48 mujeres recibieron esta distinción.

En la orden de la Legión de Honor se entra en el grado más bajo, que es el de caballero, pudiendo progresar por méritos exhibidos. Para entrar en la Legión es necesario que un ministro presente al candidato al Consejo de la Orden y este debe aprobarlo. Las concesiones se gestionan desde la Gran Cancillería

Un comentario en “La Gran Cruz de la Legión de Honor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s