Nunca debes dar nada por supuesto

La primera norma que uno debe aprender a la hora de trabajar en eventos es que NADA PUEDE DARSE POR SUPUESTO.

La mayor parte de los fallos que se cometen es por dar por supuesto cosas que no tienen porqué ser como nosotros suponemos.

A la hora de preparar a nuestros equipos y de hablar a todas aquellas personas que intervienen en eventos junto a nosotros es importante que cada uno tenga sus responsabilidades bien definidas y que cada cuál esté muy pendiente de lo suyo, sin descuidar la sincronización y la atención al resto del equipo.

imgres-64.jpg

Ayer oía hablar de “la metedura de pata” de “Dvicio” en la entrega de los Grammy. La academia había concedido  a título póstumo el Grammy Latino a Juan Gabriel por su disco “Los dúos 2”. Así, la anécdota de la noche estuvo protagonizada por Andrés Ceballos, componente de la banda española “Dvicio” y encargado de desvelar el ganador. Al ver que nadie subía a recogerlo exclamó: “No está, bueno la academia se encargará de darle este premio y enhorabuena para él. Un aplauso muy fuerte”. Lo que provocó un gran silencio en el auditorio.

imgres-62.jpgimgres-63.jpg

Tal vez hubiese sido un detalle que alguien le indicase al cantante de Dvicio, el dueño del Paraíso, lo que tenía que hacer. Que no se quedase como un pasmarote con el premio en las manos, esperando que “bajasen” a recogerlo…

imgres-61.jpg

Son pequeños detalles que demuestran que, organizando eventos, ningún detalle es nimio… y una tontería puede estropear el momento más emotivo.

PruebateMagazine-Colaboración II

“Los eventos representan una herramienta estratégica de comunicación, que consigue impactar directamente y de forma efectiva en los diversos públicos que nos interesan. Así, el éxito del evento repercute en la imagen de la institución de forma directa.”

Para leer el artículo completo pincha aquí: Capacidad de tomar decisiones en #comunicación 

Normas Vs Comunicación

 

Últimamente veo discrepancias entre los que defienden el protocolo como norma y los que lo ven como comunicación. Y, la verdad,… ¡no entiendo la discusión!imgres.jpg

Digo yo, ¿acaso las normas no comunican?

Por ejemplo: un uniforme del ejército sigue unas normas, pero comunica ¿no? Si yo asisto a un acto puedo distinguir cuáles son las autoridades y saber quién es quién, si están ordenadas según norma. Las normas comunican y nos ayudan a educar, comunicando cosas, enseñando…

militar.jpg

¿Por qué yo tengo que ir bien vestido a trabajar? Pues porque mi aspecto comunica una serie de cosas al resto. Los códigos de vestimenta son normas sociales por las cuales comunicamos a los otros determinados mensajes.

No podemos decir que el protocolo no es solo una labor de “acomodadores de palacio” y luego alegar que son solo normas para ordenar. Además de eso, como todo en esta vida: comunica.

imgres.png

Existen tres elementos fundamentales en la comunicación para podernos relacionar: la escucha activa, la empatía y el refuerzo. Estos nos sirven para mejorar las relaciones sociales con los demás y esos tres los encontramos en el protocolo.

Relacionarnos, es algo imprescindible, que hacemos día tras día, las normas nos ayudan a ello:

  • Nos hacen pararnos y observar, escuchar al otro (escucha activa)
  • Nos hacen obrar con respeto y prudencia, poniéndonos en el lugar del otro (empatía)
  • Y, cuando se aplica bien, provoca que tenga lugar una relación necesaria: la comunicación (refuerzo)

Concluimos el post de hoy diciendo que: el protocolo establece y facilita el proceso de comunicación.

imgres.jpg

¡Es mejor tener la última palabra!

Había decidido no escribir post esta semana por una cuestión de tiempo, pero o escribo o reviento.

A todos nos ha dicho alguna vez nuestra madre, abuela, novia/novio eso de: “te encanta tener la última palabra”. Y es que eso de hablar el último ¡y punto! nos encanta. ¡Se acabó! ¡Gané!


Hablar el último es un signo de poder… Te da la ventaja de escuchar a todos y cerrar sin que nadie pueda refrendarte. Hablas el último… ¡y punto! Y te queda esa sonrisa de satisfacción…Esta es la razón por la que me cuesta entender, cuando asisto a algunos actos, que se vuelvan locos y se hablan tanto lío con el orden de intervenciones. ¡Hasta mi abuela lo entendería!

  1. Si el acto consiste en una comida hay varias fórmulas. Lo más corriente suele ser hacer un discurso breve al término de los postres.
  • Se saluda
  • Se da la bienvenida al invitado de honor (el anfitrión)
  • El invitado de honor dice unas concernientes al motivo de su visita y agradece a todos su presencia.

(Si quieres saber más puedes leer el post sobre brindis)

imgres-14

2. En aquellos actos que no son comidas en la que los principales invitados intervienen mediante un discurso se procede de la siguiente forma, según sea único o múltiple:

a) El único se da cuando el anfitrión presenta y agradece y el invitado de honor responde con un breve discurso.

b) Los múltiples se dan cuando hablan varias personas, es el caso de una inauguración, etc. El orden entonces para hablar es claro, como decíamos más arriba: de menor importancia a mayor importancia. Habla primero la persona de menor importancia, para terminar hablando la de mayor importancia.

imgres-13.jpg

En estos casos es interesante preparar un “Ordo procedendi” que evite errores en el orden de intervenciones.

Vamos, muy sencillito, ¡no tiene pérdida ni dificultad alguna!

 

 

Protocolo para milennials

Cada día me convenzo más de que la sociedad, tal y como la conocemos, se encuentra en un momento de cambio; esperemos que para bien.

Las nuevas generaciones vienen pegando fuerte; apoyadas en lo antiguo, pero con un toque moderno y libre del olor rancio que tanto echa para atrás.

Hace tiempo que quería escribir este post, pero una conversación por redes sociales con @mairasolo (Mayra Álvarez) y otra con @ayaguegar (Alfonso Yague) me ha dado el empujoncito…

images-5

Sergio Llul, jugador de baloncesto menorquín, nos deleitó con un tuit que, no saliéndose de su línea, demostraba que es totalmente compatible la modernidad con el protocolo.

14564819170422

Veo cada día en redes sociales artículos orientados hacia los milennials, por eso se me ha ocurrido que estaría bien contribuir a la ingente cantidad artículos sobre la “Generación Y” con un post sobre ellos y el protocolo.

Vais a notar que les tengo cariño y creo en ellos,… tal vez porque es mi propia generación.

¿Qué es un milennial?

La Generación Milennials es conocida por diferentes nombres “Generación Y”(por seguir a la X y preceder a la Z, ¡evidente!), y recibe este nombre por ser la “Generación del Milenio” o “Millennials”. Aunque estas cosas no son exactas, se sitúa entre la década de 1980 hasta el año 2000.

Es una Generación que retrasa los típicos rito vitales de matrimonio, etc…

Es una generación que surge en plena encrucijada y periodo de cambio social. Por lo que reúne a personas innovadoras y valientes que han tenido, en muchas ocasiones, que enfrentarse a crisis sociales y personales que les obligan a transformar lo que no les gusta: sus carreras, formas precedentes de afrontar la vida,…

Es una generación más cívica y democrática, más abierta. La Generación que ha crecido a la vez que Internet y con la democratización de la información.

Esto se da también entre los profesionales del protocolo de nuestra época. Una profesión tan antigua como el mundo pero en pleno florecimiento. Una profesión que, a mi modo de ver “sale del armario” transformada y fortalecida para afrontar nuevas realidades. Pero, por supuesto, todo resurgimiento requiere una fase de transformación, dolorosa, en cierta medida.

Los milennials y la transformación de la Comunicación. Los Milennials y el protocolo como elemento de Comunicación

El protocolo les viene a los milennials como anillo al dedo por diferentes motivos. Como muchas veces digo el protocolo no es restrictivo ni huele a rancio, sino que es un medio práctico para mejorar la comunicación y el orden, mucho más en el mundo global en el que vivimos.

El protocolo aporta valores que los milennials tienen en gran estima como:

a) La ecuanimidad

Los milennials son una generación que se define a sí misma como políticamente independiente. Cerca del 30% declara no estar “afiliado” a ninguna religión, sin embargo son respetuosos con todas y se muestran interesados.
Se involucran en los temas de discusión referentes a las políticas de gobierno en curso, emiten su opinión en tono comprometido y la difunden en las redes sociales.

Igual que el protocolo, que respeta, mejorando el diálogo.

b) La profesionalidad y orden

Son altamente profesionales y lo valoran en otros. Igual que el orden y la buena organización y la transparencia.

Igual que el protocolo, que ordena, no para marcar superioridad, sino para establecer igualdad.

c) Suman lo nuevo y lo antiguo

Valoran lo bueno heredado pero son adictos a todo lo nuevo, que creen que les puede aportar.

Igual que el protocolo, que combina perfectamente modernidad con valores heredados y costumbres.

c) Viven felices la universalidad

Son nativos digitales y la tecnología es parte de su vida diaria. Aprecian y se relacionan con otras culturas y tienen una mentalidad global.

Igual que el protocolo, que une y acerca diferentes culturas, dentro del respeto y la concordia.

Es evidente que los valores de la profesión que ejerzo están al orden del día y, los que trabajamos en esto, tenemos muchos motivos para amar lo que hacemos.

El protocolo se sitúa lejos de la imagen rancia que muchos tienen de él para demostrar que es algo tan natural como el comer… o como hacer un selfie muy real…

 

 

Pon un protocoler@ en tu vida o, al menos, en tu departamento de marketing

Después de un tiempo de ausencia virtual a causa de mi adaptación a mi nuevo puesto de trabajo, cursos, exámenes… en el que no me he olvidado ni un solo día de vosotros, vuelvo a la carga con más fuerza que nunca.

1979583_860479363978269_87290732_n

A mediados de marzo me voy a Madrid y me encontraré con muchos protocoleros, espero aprender mucho para contaros un montón de cosas.

Dice la canción que “tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor…” ¿Pero quién puede vivir sin un protocolero en su vida?

En más de una ocasión me han preguntado por los motivos para tener un responsable de protocolo en un departamento de Marketing y Comunicación. Las razones son sencillas y, si lo haces, te garantizo grandes momentos de felicidad. Pensarás que soy una exagerada, pero no es así, como digo siempre: no hay nada mejor ni más bueno, bonito y barato que el protocolo.

imgres-81. El protocolo es una excelente estrategia de Marketing. Cualquier persona que representa a una entidad o a una empresa sabe cómo comportarse en los distintos momentos de su vida personal y es libre de hacer lo que quiera con ella. Pero cuando representa a la empresa u organización la cosa cambia, en ese momento se convierte en la imagen de la empresa. De ahí la importancia del protocolo en el ámbito del marketing.

images-7

2. La aplicación de las técnicas del Protocolo y de la gestión de eventos corporativos, como instrumentos que complementan los ya empleados para gestionar la publicidad y del marketing en la estrategia global de comunicación de las empresas y organizaciones es muy necesaria; ya que estos proporcionan una guía práctica para la organización y desarrollo de actos empresariales, convirtiéndolos en procesos de comunicación selectiva para las relaciones de negocios.

3. Da igual lo que busques o el tipo de evento que pretendas organizar. Desde el diseño de las invitaciones, hasta la colocación de los invitados en las mesas, el orden de precedencias, pasando por la elección de la ubicación… en la organización de un acto todo es importante para lograr que el evento sea perfecto. Así que, si tienes una empresa donde organizas diversos eventos a lo largo del año, la incorporación de un departamento de protocolo será una excelente elección.

imgres-7

¡Todos tus eventos serán un éxito! Y tu marca personal o la de tu empresa mejorarán sobradamente

¿Qué tendrá que ver Alaska con la comunicación y el protocolo?


Me sorprende que haya personas que aún sigan comportándose como en sus tiempos de adolescencia, como cuando le decían a su madre “es que yo soy así”.

images-22

Realmente la belleza está en el interior, igual que la capacidad de trabajo y las aptitudes,… Lo que sucede es que el resto de la humanidad no tiene que ser un X-Men, con capacidad de visión de Rayos X, para verla en el mismo instante de conocernos; por eso es importante no solo ser, sino también parecer.

Muchas veces tengo que oír que el protocolo no sirve de nada, que en una empresa o en un centro oficial lo importante es el trabajo que se hace dentro. Es cierto que lo de dentro es importante, pero hasta que no seamos todos unos “yoguis” estupendos y vivamos en el mundo en un estado supremo de iluminación extática va a ser un poco difícil cambiar el sistema por el que nos movemos. A los humanos, de momento, todo nos entra a través de los sentidos, los cinco normales: vista, gusto, tacto, oído y olfato. Sextos y séptimos sentidos no cuentan. Y el protocolo es una forma de comunicación tan válida como otras, que ayuda a “hacer saber algo a otros”.

images-24

Lo peor es cuando te lo dice un amigo, ¿cómo se lo dices?: “Mira, yo te conozco desde pequeño y sé que eres una especie de Clarc Kent, pero resulta que ya no existen cabinas de teléfono y con esas gafas no tienes tirón. Si al menos llevases un cartel en la frente que explicase lo de tus súper poderes…” (Ironía en modo on)

Tú puedes ser muy bueno y los demás no tienen obligación de saberlo. Todos hemos comprado algo porque el envoltorio era precioso. Todos hemos conocido a alguien que nos caía mal y luego ha acabado siendo un gran amigo. Algunos incluso han conocido a personas que no tocarían ni con un puntero láser y terminado casadas… ¡Es lo que tiene la vida y la condición humana! Mira la Bella y la Bestia. Al final el bruto era un maromo de oro, pero de entraba ponía un poco los pelos de punta.

Unknown-10

Conocer todas estas cosas también es una buena manera de comunicación y aquí es donde entra en juego el protocolo, que tiene la difícil misión de allanar el camino de comunicación entre diferentes, eliminando o explicando lo que pueda molestar. Porque muchas veces no es tan fácil darnos a entender a todos.

No critiques a quien comunica mal, enséñale lo que debe hacer con una buena técnica de comunicación, porque la crítica destructiva también es un canal erróneo de comunicación. Aporta SIEMPRE.

  
Y si no siempre te quedará Alaska y su “a quién le importa”. Si no puedes con “el enemigo…”