protocolo religioso

A la derecha del Padre

El jueves pasado estaba viendo el canal 24 horas de TVE cuando me sorprendió la reportera que habían mandado a Toledo. Repitió unas seis veces en dos conexiones diferentes la palabra “Pontificial”.

Unknown-2

Creo que no todo el mundo tiene que saber de todo, pero si te mandan a retransmitir algo es importante preparártelo.

Hay un libro muy interesante, escrito por un sacerdote valenciano, José Francisco Castelló Colomer, y editado por CEU que surgió a partir del V Encuentro Mundial de las Familias, con la idea de acercar a los periodistas y responsables de comunicación al mundo de los términos cristiano-católicos.

Con la idea de ayudar a todo aquel que lo necesite quisiera explicar cuántos tipos de Misa nos podemos encontrar y lo que es una Misa Pontifical.

Unknown-1

Tipos de Misa, tanto en el ámbito católico como fuera de él, nos encontramos con:

La Misa sólo es una pero hay distintos…

Ver la entrada original 286 palabras más

A la derecha del Padre

Todo atenemos una amiga o amigo que parece no tener pecado original, pero que siempre acaba soltando verdades como puños y nos sorprende. En mi caso amiga.

Hace unos días tomábamos un café en un conocido centro comercial y me presentó a una pareja amiga suya. El chico sigue las tradiciones budistas y para explicármelo exclamó: “su Dios es ese gordito sonriente, ¿no? ”

images

Verdaderamente que un dios gordito y sonriente es una buena estrategia de marketing religioso… ¿Quién se resiste a querer algo así? ¡Un tipo sano y alegre! Ese es Dios. Es una alternativa al Dios cercano y guapo o al Dios que mete caña.

Lamento destrozar vuestros pensamientos, pero el “buda sonriente” no tiene nada que ver con Siddartha Gautama, el fundador del budismo.

Unknown-5

Bu-Dai, fue un monje budista de la época de la dinastía Liang. Históricamente no existe confirmación del personaje en lo referente a la…

Ver la entrada original 656 palabras más

A la derecha del Padre

Algo muy llamativo en las bodas en India es el mehandi (o mehndi) consiste en una técnica de coloración de la piel con una preparación a base de pasta de henna (un tinte natural, rojizo). Su uso es bastante común en numerosos países de Oriente Medio, Asia o África.

images-18

 A través de este ceremonial del Mehndi Rat, tan importante en las bodas hindúes, las novias cubren sus cuerpos con dibujos semejantes a tatuajes geométricos o florales, dos o tres días antes de la boda, para que estos penetren bien en la piel. Es un ritual muy divertido, comparable con la despedida de soltera en la cultura occidental.

Se contratan profesionales que aplican los tatuajes tanto a la novia como a las invitadas. Pero está claro que los de las invitadas no pueden estar tan elaborados como los de la novia.

En algunas partes de la India también pintan al novio.

images-26

Tradiciones

La creencia más…

Ver la entrada original 451 palabras más

A la derecha del Padre

La boda de mi amigo

Las normas no son un conjunto de ataduras que nos impiden actuar con espontaneidad en la vida sino que son un código que encierra el significado profundo de enseñanzas que otros nos trasmiten y que han pasado de padres a hijos, mejorando de generación en generación. Pero esto sólo se entiende verdaderamente cuando nos toca de cerca.

Unknown-2

Esta semana se casa mi amigo “Mandar”. Alguien muy diferente a mí y a la vez muy parecido, que fue a nacer unas pocas horas después de que yo naciese, en la otra punta del mundo (Mumbai), y que Dios puso en mi camino para ensanchar mi corazón. Quisiera dedicarle el post de esta semana, simplemente porque se lo merece.

IMG_3964¿De qué va esto del matrimonio hindú?

La ceremonia de boda hindú y el simbolismo que la rodea se originó entorno al 2000 a.C.

En la cultura india el matrimonio…

Ver la entrada original 240 palabras más

Unknown-12

La costumbre del Belén es muy antigua y tiene su origen en la veneración de las reliquias provenientes de tierra santa; cabe decir que algunos de los personajes que apeasen en el Belén no proceden del relato bíblico, sino de representaciones posteriores de tipo teatral, revelaciones o visiones místicas de venerados santos en la tradición católica, o son añadidos que significan el cumplimiento de profecías sobre el Nacimiento de Xto., el Mesías, Salvador de los judíos (el buey, la mula, la estrella, etc…).

images-2

 

Algunos belenes no sólo representan la escena del Pesebre sino una serie de episodios bíblicos que rodean al nacimiento de Cristo.

Las primeras expresiones artísticas de nacimientos se hallan en las catacumbas romanas de Priscila en el siglo II. Una de ellas hace referencia al Nacimiento de Jesús mostrando una escena de la Virgen María sosteniendo en brazos al Niño Jesús. En catacumbas, de los siglos III y IV, se pueden observar escenas de la Epifanía.

Unknown-11

 

La tradición popular actual del belén, pesebre o nacimiento es mucho más reciente. Cuenta la tradición que en torno al 1223 San Francisco de Asís se encontraba predicando cerca de la población de Rieti, la tradición le pilló en la ermita de Greccio. Fue allí donde tuvo la inspiración de reproducir en vivo el Misterio del Nacimiento de Jesús. Construyó una casita a modo de portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno de los vecinos del lugar e invitó a un pequeño grupo de gente a reproducir la escena de la adoración de los pastores. De manera milagrosa, en la escena aparecieron ángeles y se personificó el Niño Jesús, la Virgen y San José.

images-1

Sería posteriormente Santa Clara la que difundiera por los conventos franciscanos de Italia, y posteriormente la propia Orden, la que contribuyese a la extensión del pesebre viviente o de figuras.

Desde el siglo XIII hasta el XVI, las representaciones del Misterio quedan limitadas a los muros conventuales. S época de verdadero florecimiento fue a partir del siglo XVIII.

A España llegaron a mediados del siglo XVIII con Carlos III de Borbón se como rey de España. Primero promovió la tradición entre la aristocracia española, pasando luego a convertirse en una práctica popular por toda España y América Latina.

images-3

Hoy en día, la tradición de poner el Belén se mantiene en todos los países católicos. Se montan los Pesebres con figuritas de madera, arcilla, plástico, metal o incluso hielo.

El Belén más antiguo de España y tal vez pudiera ser el más antiguo en uso de la Cristiandad, con figuras labradas hacia 1480, el llamado “Belén de Jesús” de Palma de Mallorca documentado en el siglo XVI. Sus autores son los Alamanno, familia que realizó varios de los primeros belenes en Nápoles, territorio perteneciente por entonces a la Corona de Aragón.

Los que queráis saber más podéis consultar el gran número de web de belicistas españoles y del mundo. Os dejo una como ejemplo: http://www.belenistas.es

3096059424_46f1001f33

El Belén es la representación más pura de un sentimiento religioso, al cual representa. Una costumbre profundamente arraigada que merece respeto. Las figuras representan momentos del Misterio del Nacimiento y han sido motivo de veneración a lo largo de los siglos, por miles de cristianos, por encima de motivos comerciales o burlas que fomentan las diferencias y la intolerancia.

Las venerables tradiciones de cualquier pueblo o religión han de ser escuela para todos…

Es impecable la manera en la que en la vida cristiana se unen espiritualidad y ceremonial. En esta ocasión hablaremos un poco del Adviento y la famosa corona de Adviento.

Imagen

Nuestra realidad se vertebra sobre dos ejes el espacio y el tiempo. La liturgia y las tradiciones que la envuelven tardan siglos en ir madurando e ir incorporando elementos y sincronizándose con las personas que la viven. Por esto es necesario instruir a los fieles para que sean capaces de entender y participar en la liturgia y hacerse parte integrante del tiempo sagrado.

“… El año litúrgico es una reactualización siempre repetida de la vida de Cristo y, por ello mismo, una regeneración individual del individuo. Por la repetición cada año del ritual, nos convertimos, de algún modo, en contemporáneos de Cristo y nos incorporamos, poco a poco sus misterios, hasta que El se «haya formado en nosotros».” Por ello existe una división de tiempos litúrgicos en torno a Cristo en la celebración de la fe cristiana. Se distribuye en festividades y ciclos: Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y Tiempo Ordinario.  Además esta distribución de los tiempos se conjuga con la realidad del lugar sagrado, donde la armonía del Universo y la plenitud del Misterio de Cristo se hacen presentes.

Imagen

El Adviento es una palabra procedente del latín que significa “venida”. Durante este tiempo los cristianos se preparan para el nacimiento de Cristo. Pero marca, además, el principio del año litúrgico.

Podemos distinguir dos periodos durante el adviento. En el primero de ellos, aparece con mayor relieve el aspecto escatológico y se nos orienta hacia la espera de la venida gloriosa de Cristo: su venida al final de los tiempos, su venida ahora y su venida hace dos mil años. En el segundo periodo se orienta más directamente a la preparación de la Navidad y a vivir con alegría el nacimiento de Cristo.

Imagen

En orden a esta venida se ordenan durante este tiempo del ciclo toda la vida cristiana y su ceremonial. Se  suprimen durante el Adviento una serie de elementos festivos. No se reza el Gloria, se reduce la música con instrumentos y los adornos festivos, las vestiduras son de color morado, el decorado de la Iglesia es más sobrio, sin flores, etc. Para expresar la necesidad de esa venida de Cristo como complemento y sentido de la vida.

El origen de la Corona de Adviento se encuentra en las costumbres anteriores al cristianismo de los pueblos germanos. Durante el frío y la oscuridad de diciembre, recolectaban ramos verdes, elaboraban coronas y encendían fuegos como señal de esperanza en la pronta vuelta de la primavera. No por ello la Corona de Adviento necesariamente representa una concesión al paganismo sino, al contrario, es un ejemplo de la cristianización de la cultura, como decíamos antes; mostrando como todo lo viejo posee un nuevo sentido en Cristo, en quien “todas las cosas son nuevas”.

El simbolismo de la corona tiene varias facetas. Es circular puesto que representa algo que no tiene principio ni fin: el Amor de Dios. Una realidad que también nos revela la el año litúrgico.

El verde de las ramas es signo de vida y esperanza. La luz de las velas nos recuerda la esperanza de la salvación. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia o durante la Eucaristía. Esta costumbre cada día está más arraigada entre las familias cristianas de nuestro país e implica a todos los de la casa en el “camino” del Adviento.

Imagen

La vela rosa corresponde al tercer domingo, “gaudete”, en el que la casulla del sacerdote puede ser de este color y representa el gozo. Su nombre es extraído del introito de la Misa: “regocíjense”. Las otras tres velas suelen ser de color morado, el color propio del Adviento y cada una tiene la carga litúrgica propia de la semana:

1ª semana: centrada en la venida de Cristo al final de los tiempos

2ª semana: centrada en “preparar el camino al Señor”

4ª semana: centrada en la figura de María

Imagen

Feliz Navidad!!!

Este año quiero felicitar a todos con este cuadro de El Greco en el que se unen cielo y tierra; y la luz, que nace del pesebre ilumina por completo toda la estancia.

El Greco, un pintor cuyo dominio de la perspectiva y cuya carga mística le diferencian del resto de manera eminente.

Espero que el año que termina, con sus luces y sus sombras, no sea para vosotros un motivo de estancamiento sino un fuerte empujón hacia la luz. Luz que llene vuestro 2014, como la Luz de la Verdad, Cristo, ilumina el corazón del pastor que aparece en el cuadro con la mano en el pecho.

Feliz y luminoso 2014!!!!

300px-La_adoración_de_los_pastores_(El_Greco)

 

No quiero asustar a nadie con el título, hoy es viernes y sería una pena estropear el fin de semana. Las letras apostólicas no son un tipo de letra de cambio y, a pesar de que muchos las desconozcan, están de actualidad.

Hace unos días José María Gil Tamayo, actual y recién estrenado Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, hablaba del complejo y exhaustivo proceso de elección de un Obispo y decía que otro gallo nos cantaría si ocurriese así con los que nos gobiernan… Pocos días después se anuncia el nombramiento de un nuevo Obispo Auxiliar de Santiago, Fernández González, hasta ahora Vicario General de la Diócesis de León; cuya función, en adelante, será ayudar en su labor pastoral al Arzobispo Julián Barrio.

¿No os entra curiosidad por saber cómo funciona?

Originalmente cada obispo era elegido por el clero y los fieles de la Diócesis por aclamación; recordemos cómo relata San Agustín la elección de San Ambrosio como Obispo de Milán en el 370: “cuando un niño gritó “Ambrosio Obispo””. Sin embargo, las dificultades derivadas de este procedimiento electivo pronto llevaron a abusos, y pasaron a ser elegidos sólo por el clero. Progresivamente fue centralizándose el nombramiento, para terminar esta responsabilidad electiva en los presbíteros del cabildo catedralicio. En ciertas épocas, los gobernantes de los países (emperadores, reyes) proponían una terna y el Papa elegía entre ellos. Se trataba de una prerrogativa de los gobernantes seculares para evitar que sus diócesis fueran regidas por prelados que no asistían a su sede (los Reyes Católicos, entre otros, obtuvieron este privilegio). En la actualidad, los Obispos son nombrados de manera directa por el Papa, en el caso de la Iglesia católica, o el patriarca en el caso de la Iglesia ortodoxa y copta.

santiago_de_compostela_catedral

El modo que sigue la Iglesia católica es el siguiente: el Nuncio Apostólico de cada país reúne información en cada provincia eclesiástica de dicho país sobre los candidatos al Episcopado, enviándola a la Santa Sede. Una vez estudiado cada caso, se procede a la elección. El nuncio consulta al sacerdote si acepta su elección como Obispo. Y si este ratifica su deseo, se emite la bula y se hace público el nombramiento episcopal.

Así, como vamos diciendo, en la Iglesia católica el nombramiento de Obispos es una atribución exclusiva del Papa, a través de determinados mecanismos que están recogidos por el Código de Derecho Canónico de 1983 en su canon 377:

A) El Sumo Pontífice nombra libremente a los Obispos, o confirma a los que han sido legítimamente elegidos.

B) Al menos cada tres años, los obispos de la provincia eclesiástica o, donde así lo aconsejen las circunstancias, los de la Conferencia Episcopal, deben elaborar, de común acuerdo y bajo secreto, una lista de presbíteros, también de entre los miembros de institutos de vida consagrada, que sean más idóneos para el episcopado, y han de enviar esa lista a la Sede Apostólica, permaneciendo firme el derecho de cada Obispo de dar a conocer particularmente a la Sede Apostólica nombres de presbíteros que considere dignos e idóneos para el oficio episcopal.

C) A no ser que se establezca legítimamente de otra manera, cuando se ha de nombrar un obispo diocesano o un obispo coadjutor, para proponer a la Sede Apostólica una terna, corresponde al Legado Pontificio investigar separadamente y comunicar a la misma Sede Apostólica, juntamente con su opinión, lo que sugieran el arzobispo y los sufragáneos de la provincia a la cual pertenece la diócesis que se ha de proveer o con la cual está agrupada, así como el presidente de la Conferencia episcopal; oiga además el legado pontificio a algunos del colegio de consultores y del cabildo catedral y, si lo juzgare conveniente, pida en secreto y separadamente el parecer de algunos de uno y otro clero, y también de laicos que destaquen por su sabiduría.

D) Si no se ha provisto legítimamente de otro modo, el Obispo diocesano que considere que debe darse un auxiliar a su diócesis propondrá a la Sede Apostólica una lista de al menos tres de los presbíteros que sean más idóneos para ese oficio.

E) En lo sucesivo no se concederá a las autoridades civiles ningún derecho ni privilegio de elección, nombramiento, presentación y designación de Obispos.

En este contexto aparecen las “Letras Apostólicas”, son el documento oficial de la Iglesia Católica, firmado por el Papa, a través del cual se nombran a los Obispos y Arzobispos. Una carta en formato personal, cuyo mensaje se dirige directamente al designado y en la que se comunica su elección como titular de la correspondiente Sede Episcopal vacante. 

Transcripción de la Bula de nombramiento de Don Braulio Rodríguez Plaza como Arzobispo de la Sede Primada de Toledo:

1507629_794173100598079_656517444_n

BENEDICTO, Obispo, Siervo de los Siervos de Dios, al Venerable hermano BRAULIO RODRÍGUEZ PLAZA, actualmente Arzobispo de Valladolid, electo Arzobispo de la Iglesia Metropolitana de Toledo, salud y Bendición Apostólica. Conscientes plenamente de la preeminencia y esplendor de la Iglesia de Toledo, nos apresuramos en conferirle un pastor diligente ya que Nuestro Venerable Hermano Antonio, de la Santa Romana Iglesia Cardenal Cañizares Llovera, deja el cuidado de la misma. Ahora te tenemos presente, Venerable Hermano, personalmente próximo, cuyo anterior ministerio sobremanera valoramos. Pues, enriquecido con ornato de insignes virtudes y colmado de dotes humanas, llevaste a cabo, con fruto, el ministerio episcopal. Por consiguiente, con diligente deliberación, dirigimos hacia ti nuestro pensamiento al reflexionar sobre el Pastor idóneo para la egregia Sede Toledana. Así pues, acogiendo el parecer de la Congregación para los Obispos, en virtud de Nuestra autoridad Apostólica, elegimos y confirmamos Arzobispo Metropolitano de Toledo, con todos los derechos y obligaciones que te atribuyen los sagrados cánones. En consecuencia, mostrarás tu solicitud al clero y pueblo fiel, a quienes bajo tu prudencia y recta instrucción, exhortamos a la más ferviente piedad y al ejercicio de obras saludables. Sin embargo, no queremos finalmente, Venerable Hermano, concluir sin expresarte el afecto de Nuestro corazón y de nuevo manifestarte nuestra consideración. Revestido de las celestiales luces y sostenido por la eficacia de los auxilios divinos, podrás sobrellevar las ocupaciones encaminadas a la utilidad de todos los fieles. Finalmente con abundancia de oraciones, invocamos para ti el patrocinio de la Madre celestial, que te sirva de ayuda en el nuevo ministerio que has de ejercer y te ampare y ayude hasta el final. Dado en Roma, junto a San Pedro, el dieciséis de abril, del año del Señor de 2009, cuarto de Nuestro Pontificado.

BENEDICTO XVI

Francisco Di Felice Protonotario Apostólico

Es este un documento clave desde el punto de vista del protocolo religioso, ya que a la lectura pública del mismo, en la ceremonia de consagración, le siguen una serie de actos de gran relevancia. Tras la lectura de las mismas el nuevo Obispo ocupará la “cátedra episcopal”, es decir, el asiento que, desde el presbiterio, preside la catedral. Tras ello, se le hace entrega del báculo, como signo del inicio de su titularidad de la Diócesis. Tras la entrega del anillo episcopal, tiene lugar la “imposición de palio”, justo antes de la recepción de la mitra. En el momento de la imposición, el consagrante principal pronuncia las palabras: “Para la Gloria de Dios”. Con carácter previo a la ceremonia de consagración, debe haberse producido una comunicación oficial, por parte del Vaticano, del nombramiento de Obispo, que irá dirigida al Nuncio de Su Santidad en el país de que se trate. La consagración de nuevo obispo constituye uno de los eventos más importantes dentro del protocolo y ceremonial de la Iglesia Católica.

La Sagrada Escritura deja claros cuales deben ser los criterios a tener en cuenta en la elección de un Obispo. El pasaje pertenece al Nuevo Testamento, concretamente a la Primera Epístola a Timoteo, 1 Timoteo, Capítulo 3, recoge los requisitos de los Obispos: «…es necesario que el obispo sea irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; que no sea dado al vino ni amigo de peleas; que no sea codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad; pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?; que no sea un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

Es el Código de Derecho Canónico de 1983, en su canon 378, el que establece que, para la idoneidad de los candidatos al Episcopado, se requiere que el candidato sea:

  1. Insigne por la firmeza de su fe, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y dotado de las demás cualidades que le hacen apto para ejercer el oficio de que se trata.
  2. De buena fama.
  3. De, al menos, treinta y cinco años.
  4. Ordenado presbítero al menos cinco años antes.
  5. Doctor, o al menos licenciado, Sagrada Escritura, Teología o Derecho Canónico por un instituto de estudios superiores aprobado por la Sede Apostólica, o al menos verdaderamente experto en esas disciplinas.

Aún así, el juicio definitivo sobre la idoneidad del candidato corresponde al Sumo Pontífice

Aquí os dejo un link en el que podéis consultar, si tenéis curiosidad el perfil de un recién nombrado Obispo: http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/notas/2013/3737-el-sacerdote-jesus-fernandez-gonzalez-ha-sido-nombrado-obispo-auxiliar-de-santiago-de-compostela.html

Unknown images-8