Page 4 of 12

imgres-53.jpgSi has abierto este post pensando que va a ser largo y árido y que va a describir todos los pormenores del protocolo en el Congreso…¡te equivocas!

Escribo esto porque una amiga me ha preguntado si era legítimo que ayer diputados y senadores tuviesen que sentarse en el Congreso, el día de la Sesión de Apertura de la Legislatura, “según fuesen llegando”… o, empleando sus palabras “al estilo de tonto el último”.

imgres-58.jpg

Normalmente los diputados tienen su escaño asignado en el Congreso, pero para la Sesión de Apertura el eficiente y preparado servicio de protocolo del Congreso, tiene que adaptar la zona de asientos, poniendo bancos corridos.

Normalmente en el Congreso se sientan 350 diputados, ese día hay que sumar a los 266 senadores… ¡Labor de chinos! Ni mi padre ordenaba tan bien el maletero del coche en los viajes… Algunos se han entrenado de pequeños con el tetris, en mi caso no me gustaban los videojuegos.

imgres-54.jpg

Ante tal avalancha de autoridades protocolo opta por protocolizar solo a un pequeño grupo de asientos destinados al Gobierno, cosa que es totalmente válida y además de mucho sentido común. Con semejante trabajo lo lógico es optimizar recursos. Además, se supone que los diputados y senadores son personas educadas y comprensivas que no se van a pelear por estar delante ni en el primer sitio (¿o no?).

Evidentemente no es necesario protocolizar los puestos en todos los actos; se puede protocolizar todo, parte o nada. Y no pasa nada, porque cada sistema tiene un sentido y unas razones lógicas. Porque el protocolo no es estricto e inflexible, eso lo son determinadas personas…

imgres-55.jpg

Bueno, en realidad hubo alguien que sí se quejó… De repente no era lo mismo estar detrás que delante y, aunque todos seamos iguales, no daba lo mismo sentarse delante o detrás por orden de llegada.

El día que a Pablo Iglesias el protocolo le parecía “hacer política antigua”.

El día que a Pablo Iglesias le parecieron importantes los de protocolo… y se ve que al final nadie tuvo inconveniente en cederle el sitio.

Lo que espero este este hecho haga a muchos darse cuenta de que el protocolo es necesario y que determinadas “bondades” y “detalles” no han de darse por supuestas. Confieso que siento cierta complacencia interior cuando la gente se da cuenta de que el protocolo está para algo… y, curiosamente, los que más lo desprecian son los que más acaban por reclamarlo…

imgres-57.jpg

 

imgres-48.jpg

En las sesiones más solemnes el atrio  de la fachada principal, la de la famosa Puerta de los leones, se engalana con un baldaquino de color rojo de más de 130 metros cuadrados y 220 kilos.

Confiésalo, a ti también se te van los ojos directos a ese impresionante dosel. Muchas veces pienso: “¡por Dios, que no se caiga!”… Y no, no se cae, los bomberos invierten seis horas en colocarlo con mucho cariño y empeño para que todo esté preparado.

imgres-50.jpg

Este jueves se celebra la solemne sesión presidida por vez primera por Felipe VI y el baldaquino junto a sus ocho reposteros comienza a prepararse una semana antes del acto. A los que seguro que no se les va a caer encima este año va a ser a los diputados  y senadores de Podemos, que no se van a quedar a recibir al Rey ni a contemplar como el Rey recibe honores militares y pasa revista al Batallón de Honores.

Me han resultado curiosas las declaraciones de Pablo Iglesias diciendo que estos actos protocolarios no sirven para nada. Me extraña que él no sepa que en la figura del Jefe de Estado estamos todos representados, no solo en los que están sentados en los escaños. Sería una señal de respeto hacia todos respetar (valga la redundancia) lo que dice el “inservible” protocolo, que no es otro cosa que un modo de visualizar la democracia en este país.

imgres-49.jpg

Está claro que el famoso baldaquino del Congreso no pasa desapercibido para nadie… Pero, ¿cuánto lleva ahí como testigo mudo de las aperturas de legislatura y proclamaciones de jefes de Estado?

El actual y llamativo dosel rojo, que atrae las miradas de todos, ya se usó en la proclamación de Alfonso XIII, el 17 de mayo 1902. No se conoce la fecha exacta en la cual se fabricó, pero está ente 1900-1902. El festón colgante que rodea al baldaquino está decorado con los escudos de las provincias españolas. El escudo aparece en el centro, enmarcado por motivos vegetales. Y los fabulosos bordados en sedas que lo adornan debieron llevar muchas horas de trabajo y buena vista.

imgres-51.jpg

Cuando no se usa es custodiado celosamente en la Real Fábrica de Tapices. Aquí os dejo un interesante vídeo de la Real Fábrica que explica todo el proceso para colocarlo, disfrutad de él. Y uno de la colocación, en versión comprimida, solo hay que pinchar para verlo.

Os dejo el enlace para ver la Solemne Apertura en directo. Sé que hay quien va a escribir muy bien sobre esto, así que no os aburro más.

Si os parece interesante podéis seguir en Twitter el perfil del Congreso, donde podréis aprender mucho más.

images-38.jpg

 

“Los eventos representan una herramienta estratégica de comunicación, que consigue impactar directamente y de forma efectiva en los diversos públicos que nos interesan. Así, el éxito del evento repercute en la imagen de la institución de forma directa.”

Para leer el artículo completo pincha aquí: Capacidad de tomar decisiones en #comunicación 

Todos recordamos con una sonrisa el personaje de empleada del hogar de Gracita Morales en los 60-70…

¡Qué bonito recuerdo!, ¿verdad? Pero los tiempos y la sociedad han cambiado mucho y aquello de “señorito” ya no suena bien sino en su boca. ¡Y ni os cuenta lo se “señorita”!

imgres-37.jpg

“¿Señora o señorita?”, una pregunta que suena a rancio. Pues os sorprenderá aún más cuando os diga que a mí me lo preguntó una azafata de Air Europa en Barajas. Después de llamarme varias veces “señorita” le dije: “soy señora”. A lo que me contestó: “¡Ah, está casada! Perdone!”. Los que me conocéis podéis imaginar se me salían los ojos de las órbitas ante tal espectáculo…

Es evidente que el estado civil de una mujer no es importante y mucho menos para tomar un avión o para realizar bien tu trabajo. Es muy duro tener que luchar contra este tipo de lenguaje sexista y mucho más en el lugar donde uno desempeña su labor profesional.

El objetivo es equiparar, y clarificar, el tratamiento que se le da a todos los ciudadanos. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con grandes impedimentos. Por ejemplo, si uno busca en la RAE las definiciones de “señorita” y “señorito” encuentra esto:

1. m. y f. Hijo de un señor o de persona de representación.
2. m. y f. coloq. Persona, especialmente si es joven, a la que sirve un criado.
3. m. coloq. Joven acomodado y ocioso.
4. f. Término de cortesía que se aplica a la mujer soltera.
5. f. Tratamiento de cortesía que se da a maestras de escuela, profesoras, o también a otras muchas mujeres que desempeñan algún servicio, como secretarias, empleadas de la administración o del comercio, etc.


Es evidente que el término recoge acepciones totalmente diferente para la mujer que para el hombre. Estas son algunas de las razones por las que mi blog se llama como se llama… “¡Cómo te lo diría!”.

Fijaos que en femenino se refiere a: “término de cortesía que se aplica a una mujer soltera” y “tratamiento de cortesía que se da a maestras de escuela, profesoras, o también a otras muchas mujeres que desempeñan algún servicio, como secretarias, empleadas de la administración o del comercio, etc”. Y en masculino: “joven acomodado y ocioso”. Y de forma indistinta para los sexos dos definiciones: “amo con respecto a los criados” e “hijo de un señor o de persona de representación”.

imgres-46.jpg

No suele ser lo mismo ser señorita que señorito y, si os percatáis, a ellos no les preguntan “¿señor o señorito?”

¡Todas, absolutamente todas las mujeres, somos señoras! Es bastante desagradable que te pregunten si estás casada o no… y más alguien que no es cercano a ti. El uso sexista del lenguaje ha estado discriminando durante décadas a las señoras solteras de las casadas.

images-3.png

Y lo peor es cuando el tratamiento de señora o señorita viene determinado por tu apariencia física o tus arrugas… Eso ya es mortal… Me gustaría ver la cara de mis compañeros de trabajo si les hiciesen esto. Pero si hay algo que no me gusta es cuando viene una mujer de más edad que yo y me dice: “te tienes que alegrar porque te llamen señorita. Eso es que te ven joven. A mí me enfada que me llamen señora”. Reconozcamos que esto en el trabajo es una lacra. De hecho, en la cortesía empresarial no hay sexos, ni edades, ni arrugas… importa el cargo.

Está claro que tenemos que quitarnos de la mente que ser “señora te hace vieja, que tampoco es nada malo tener muchos años… Que preguntar determinadas cosas es una impertinencia y que el lenguaje debe adaptarse a los tiempos y no ser sexista. Y todo esto porque las formas ayudan a la hora de crear una buena comunicación en la empresa, con el cliente, y también con nuestros compañeros, cosa que al final favorece y facilita el desarrollo de nuestro trabajo

Últimamente he oído hablar mucho de la necesidad de renovación en los actos protocolarios de las instituciones del Estado. Tras el acto de juramento, en la Sala de Audiencia del Palacio de la Zarzuela, del presidente del Gobierno y el de los 13 nuevos ministros, como tales.

CwaXWAJWIAATbsZ-1.jpg

Soy fan de la necesaria renovación, pero creo que como todo en la vida hay que tener cuidado con lo que se dice.  El sentido común no es el más común de los sentidos y muchas personas que no entienden de la materia, aunque sean grandes profesionales en sus campos respectivos, escuchan y se ponen a opinar. No siendo que aparezca un “googlelizador” de esos de los que hablaba en el artículo anterior y se ponga a inventar cosas extrañas. Es lo que tiene vivir en el país de los tertulianos.
La modernización es buena, siempre y cuando la lleven a cabo profesionales.
Recordemos que la imagen que el Estado debe dar es de estabilidad, por eso la modernización y los avances en los eventos propios del mismo se da a otros ritmos y con prudencia. Admiro la prudencia y el respeto con los que se mueve nuestro Rey en este campo.
A nadie se le ocurriría decir que hay que tirar abajo el palacio de Versalles porque está “demodé”; esta es la razón por la que ponerse a criticar las alfombras y demás me parece absurdo. Especialmente cuando tengo que luchar cada día con gente que confunde el protocolo con la moda o la decoración de interiores.

imgres-42.jpgimgres-43.jpgimgres-44.jpgimgres-45.jpg

Hay otro asunto que me ha llamado la atención, se trata del “tema de la Biblia y el crucifijo” y de “jurar o prometer”. La palabra jurar se define así: “Afirmar o negar algo, poniendo por testigo a Dios, o en sí mismo o en sus criaturas”. Por eso se jura sobre la Biblia y se promete sobre la Constitución.
Cuando alguien jura sobre la Biblia no jura que vaya a gobernar “al modo Cristiano”, es una cuestión interna, personal, de conciencia,… No me parece mal, igual que no me parecería mal que si fuese musulmán jurase sobre el Corán, judío sobre la Torá, o si fuese agnóstico sobre nada más que la Constitución. La idea es jurar o prometer el cumplimiento de la Constitución, la lealtad al Rey y guardar secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros, por eso el Rey está presente en el acto.
Si lo piensas bien lo que refleja es el respeto que en este país tenemos por las diferentes confesiones, que nos honra y del que debemos estar orgullosos. Vivir en un país con libertad de conciencia en el que uno no se tiene que esconder por su género, credo o condición social es una batalla que nos ha costado todo un proceso de transición.

Lo que es verdaderamente patético es hacer lista y encuestas señalando quién juro y quién prometió. Eso no es importante… ¡lo importante es que cumpla (y no por “cumpli-miento”).

Mariano_Rajoy_Brey-Felipe_VI-Reina_Letizia-Investidura-Politica_167244746_20437143_1706x960.jpg

Sobre esto ha escrito mi compañera Mª Carmen Portugal en su blog, de forma muy clara y aleccionadora, que muestra la pluralidad real de este país:

“Dejemos las cosa claras:
El artículo 16.3 no impide el uso de símbolos religiosos.
La presencia en actos oficiales de símbolos religiosos no afrenta a la aconfesionalidad del Estado.
El punto de vista personal sobre el uso de símbolos religiosos en ceremonias oficiales no es razón objetiva para su eliminación, ya que no se produce ninguna vulneración del derecho.”

Y aquí Obama jurando sobre la Biblia, su propia Biblia familiar. 

Obama-Casa-Blanca-Biblia-AP_CLAIMA20130121_0041_30.jpg

Ahora os podría contar en qué consisten los actos paso por paso, pero eso lo vais a encontrar en muchos sitios y como es mejor ver en directo las cosas que te las cuenten, aquí tenéis un enlace donde verlo mejor (solo pincha sobre los títulos):

Mariano Rajoy jura como presidente del Gobierno. Que consiste en:

  • Lectura del real decreto
  • Jura
  • Saludo al Rey
  • Foto institucional de la ceremonia.

Los ministros del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy juran o prometen sus cargo. Que consiste en:

  • Lectura de los reales decretos de los nombramientos.
  • Jura o promesa de los ministros.
  • Saludo a Felipe VI.
  • Foto institucional de la ceremonia.

A veces me da mucha pena ver el desánimo entre mis propios compañeros de protocolo. Alguien me decía hace unos días: es que muchas veces los de protocolo nos creemos que un fallo de protocolo es lo peor y no nos damos cuenta sino nosotros… ¿En serio creemos que estoy es así?


En la Edad Media la Iglesia tenía muy claro que los pequeños mensajes subliminales eran los que llegaban al público. No tenéis más que pensar en los relieves y bajorrelieves de los monasterios, que eran verdaderas historias para impresionar a los peregrinos y a la gente del pueblo; marketing del Siglo VII o del XIII….


Os recuerdo también lo que escribí hace unos meses sobre la vestimenta de San Ignacio. No hay nada nuevo bajo el sol, ¡eso es así! (O como diría alguien que conozco #esoesasí)

Aunque nos creamos lo contrario un fallo de protocolo no pasa tan desapercibido: una silla que no está en su lugar, una invitación mal hecha,… son cosas en las que muchos no se fijan, pero el subconsciente humano es traicionero. Uno muchas veces no sabe porqué pero se lleva imagen de desorden, suciedad, caos,….

Las herramientas que se emplean en protocolo no están para fastidiar, no se han elegido al azar,… Están estudiadas y contrastadas por la experiencia. Destinadas a enviar mensajes, a agradar, a llegar, a marcar,…

Muchas veces el ojo humano va más allá de lo que ve y de lo que piensa…

La imagen cuenta y, peor aún, la imagen marca y muchas veces crea paredes que no se pueden tirar. Por eso, si crees que el protocolo no es importante o es irrelevante, te sugiero que te replantees esa idea.

Seguro que todos tenemos imágenes de “pequeños detalles” en nuestra mente que nos hicieron clasificar a determinadas personas como especiales. A mí me pasaba con la señora Victoria, una amiga de mi abuela que me hacía rosquillas cada vez que iba a verla, o con la fina educación de mi compañera Lucía, que tiene una delicadeza infinita cada vez que no le queda más remedio que atravesar mi despacho… ¡Es así!

Y si tú no le das valor, pones en valor, aquello que amas… ¿quién lo hará por ti?

Para venderse primero hay que conocerse, reconocerse y valorarse. Porque todo el mundo sabe, en el fondo o en la superficie, que en los pequeños detalles están los grandes resultados… Solo que hay cosas que no las perciben todos y para eso hay que prepararse.

Así que “arriba los corazones” y a poner “manos a la obra”.

 

Es increíble la cantidad de personas que ignoran la necesidad de encargar determinados trabajos a profesionales de verdad. Hay profesiones que parece que las puede desempeñar cualquiera que se lea un libro de “cómo convertirse en….. en 10 pasos sencillos”. Te lees este libro y ya eres un excelente periodista, informático, diseñador gráfico, estilista, experto en moda, organizador de bodas, protocolista,…

También está la opción de buscarlo en internet… 240 créditos de grado y 60 de master, como mínimo, para que te sustituya Google o cualquier otro buscador de internet (que no tengo nada personal contra ellos). Y no os hago la cuenta en euros por crédito para que no lloréis.

Es cierto que un verdadero profesional lo configuran muchos aspectos:

  • la formación
  • la experiencia
  • la capacidad personal de desarrollar el trabajo y de desarrollarse como persona
  • la actitud
  • la responsabilidad y el empeño

Pero lo que está claro es que “San Google” no puede sustituir a una persona:

  • ¿Y si te quedas sin tarifa de datos y no hay wifi? Ya lo estoy viendo… un embajador buscando su sitio en un evento y el “profesional” diciendo “espere que me ponga de puntillas a ver si encuentro wifi y busco en google dónde tengo que colocarle”.
  • Y si surge un imprevisto, algo que nos obliga a reaccionar con rapidez… ¿Nos vamos a parar a buscarlo en Google? Nuestra profesión requiere rapidez y responsabilidad en las decisiones.
  • Y si Google te da dos opciones contradictorias. ¿Quién ha dicho que todo lo que diga Google es verdad? ¿Quién te garantiza el orden de fiabilidad de una referencia de Google?

BUSQUÉ EN GOOGLE:

“EL AMOR DE MI VIDA”

Y ME DIJO

“QUIZÁ QUISO DECIR:

MITOS Y LEYENDAS”

Estoy seguro de que a ninguno de nosotros nos gustaría llegar malísimo a urgencias y que nos dijeran: “siéntese en esta camilla y vaya buscando en Google lo que tiene”.

La importancia de contratar un profesional en el mundo del protocolo y la organización de eventos puede parecer intrascendente, pero una mala gestión de la comunicación, el orden y la seguridad puede tener graves consecuencias.

Porque un buen profesional, aunque no tenga la solución exacta sabe distinguir cuál es entre todas las posibles.

Hoy, Sr. Guarido, voy a ponerme con lo que no me dio tiempo de explicarle el lunes. Vamos a comenzar con un “cuadrito”, a modo de esquema, y luego se lo voy desgranando. A ver si me puedo dar a entender y entiende Ud. que lo del vestido corto no es algo tal que así:

tumblr_mtmy37sHbU1r1ibqdo1_400.gif

Aquí le dejo las equivalencias de ropa, normalmente se pone solo la del hombre y por esa ya se sabe lo que corresponde a mujeres y militares. No es por machismo, es por simplificar los datos que se ponen en el tarjetón. La idea es comunicar claro y conciso, en reducido espacio y que quede bonito y no todo apelotonado.

                                                            
Hombre Militar Mujer
Frac Gran etiqueta Vestido largo
Esmoquin Etiqueta Vestido largo o de cóctel
Traje oscuro Gala Vestido corto
Chaqueta y corbata Diario Vestido corto o Traje de chaqueta
Chaqué Gran etiqueta Vestido corto o de cóctel

Lo primero es el chaqué, que se usa para vestir durante el día, mejor de mañana, aunque se permite vestir hasta primera hora de la tarde. En nuestro país se suele usar en las bodas.

pepebotella3-202x300.png

En el caso de las señoras lo propio es un vestido corto o un traje de cóctel… He aquí un ejemplo:

Chaqué-2.jpg

También te pueden pedir chaqueta y corbata, en ese caso la mujer debe llevar vestido corto o traje y chaqueta. Es una vestimenta que se suele usar para eventos semi formales de trabajo y de ocio.

33_MDSIMA20121015_0089_6.jpg

Luego el traje oscuro, que fue el que le ofendió a Ud., Sr. Guarido, la equivalencia es el traje corto para señora y ¿qué quiere decir eso?

Pues un vestido corto no tiene porqué ser solo un vestido. Los códigos de vestimenta son eso “códigos” y nos sirven para entender en qué marco tenemos que encuadrar el estilo y las prendas a llevar. ¡Ese momento en el que te estás vistiendo y piensas: me pongo las plumas o saco la boina…!

No solo puede ir uno con vestido corto (que no es muy corto sino hasta la rodilla o ligeramente por arriba), se puede ir también como escogió Mariló Montero o la misma Reina, cuando aún no lo era… que lo del vestido no es “sexista” porque el protocolo le da mucha libertad a las mujeres, cuyo vestuario es más variado. Creo que el error está en pensar que los de protocolo somos unos tipos encorsetados que ponemos “etiquetas” y oprimimos a la gente… cuando es todo lo contrario.

También hay otros tipos de vestimenta como el esmoquin que es una prenda propia de la noche y de tipo muy festivo. En este caso las mujeres llevan vestido corto o largo (¿ve que no es tan rígido como parece? ¡Si eres bajita te puedes poner un traje corto y evitar el efecto champiñón!)

Y por último el frac, que en la mujer tiene su equivalencia en vestido largo para las mujeres. Es considerado gran gala y es para eventos muy formales y excepcionales.

imgres-41.jpg

 

Aunque parezca mentira ir adecuadamente vestido es importante para no dar el cante y ser recordado únicamente por dar la nota. Vea Ud al alcalde de La Coruña y juzgue. No es más noble uno por no ir adecuadamente vestido, ni tampoco mejor persona, pero es signo de respeto al anfitrión

Hay una cosa que dijo Coco Chanel para las mujeres, pero es aplicable a ambos sexos…

 

Y “para muestra un botón” de que se puede ir muy bien respetando en cada momento la etiqueta:

imgres-40.jpg

 

Espero haberle servido de ayuda para que no vuelva Ud a pasar un mal rato. Y lo dicho: ¡le debo un picho y una copa de vino elige Ud si quiere Ribera o Toro!

Cuántas veces le oí a mi padre eso de “si no te queda bien, por muy de moda que esté, no te lo pongas”. Pues últimamente están de moda las pajaritas y alguno se lo ha tomado muy en serio… Esto es lo que vimos el otro día en un conocido programa de Cuatro, First Date:

Actor, 41 años. #FirstDates199

Se trata de una corbata corta que se abrocha por delante con un lazo cuyas puntas sueltas apenas sobresalen de la lazada.

Origen de la pajarita

Tiene un curioso origen, ya que nació en el S.XVII entre los mercenarios croatas, que utilizaban  una bufanda para cerrar la abertura de sus camisas y protegerse del frío. Y a lo largo del S XVIII y XIX se extendió desde Francia a  toda Europa.

Around the world

Según el lugar del mundo en el que la compres recibe un nombre diferente: corbata de lazo, corbata de moño, corbatín, moño, moñita, pajarita o humita. Cada uno la llama según su costumbre o tradición, pero son la misma cosa.

Pajaritas y protocolo

El protocolo nos dice que la pajarita no se debe llevar a las bodas por un motivo: es la prenda que acompaña al esmoquin que se trata de una vestimenta usada, como diría Gerardo Correas, “para algo muy festivo y de noche, como una puesta de largo o la fiesta de fin de año”. Y por qué hay que llevar pajarita con el esmoquin, ¡simple!: te lo pide el mismo cuello de la camisa.

Sin embargo la pajarita está de moda, ha hecho una prodigiosa reaparición en acontecimientos lúdicos y semi-formales como fiestas de noche y cócteles. En la actualidad cada día vemos más gente con pajarita. De hecho yo misma conozco a un diseñador que hace unas preciosas. Su marca se llama Sarantontón y podéis ver sus diseños aquí.

Y la pregunta es: ¿se llevan correctamente? ¿Se puede mezclar el concepto de moda con el de protocolo? No. Es evidente entonces que no hablamos de lo mismo cuando hablamos de moda que de protocolo. Esto no quiero decir que estén peleados.

Por eso tienes que tener cuidado y pensar si es adecuado o no ponértela para ciertos eventos. Y mucho menos en el lugar inapropiado… Tus barbas de hipster no necesitan ni lazos ni pajaritas.

Ya que le escribí a un ministro, no podía ser menos un alcalde…

Estos días ha circulado por redes sociales un polémico post en el facebook del alcalde de Zamora e incluso algunos periódicos se han hecho eco de ello:

14357634382950.jpg

Lo cierto es que me duele en el alma que el alcalde de la capital de provincia en la que nací, y a la que mi padre me enseñó a amar con todo el corazón, hable así.

Es verdad que soy medio canaria, pero llevar sangre zamorana te deja marcada para toda la vida…¡es sangre de toro bravo!

Mi padre procede de una familia humilde del campo castellano leonés, era de un pueblecito cercano a Benavente, que para él era el centro del mundo. En él aprendió los valores que luego me trasmitió a mí. Él me enseñó cosas como que uno tiene que ser formal e ir debidamente vestido a los sitios. Que según el interés así será tu pinta y… ¡eso se refleja! Y que ir bien vestido es un signo de respeto.

Mi abuela es una mujer muy humilde, pero ella sabe que uno tiene que ir debidamente vestido a los sitios, nos lo enseñó a todos… ¡Ni una arruga nos dejaba llevar! Le ha sorprendido mucho cuando le he dicho que el alcalde de Zamora no lo sabe y que le parece mal que las invitaciones indiquen cómo debe ir uno vestido. Me ha dicho: “¿pero no es mejor que le avisen a uno?”. Mi abuela es una mujer mayor, pero muy sensata.

Verá, D. Francisco, perdóneme que le llame por su nombre de pila, pero es el que tenía mi padre y eso me hace sentirlo más cercano,… Verá… en Casa Real no quisieron hacer sentir mal a Dña. Laura (no le digo “su mujer”, no siendo que le sepa mal o le parezca arcaico). En realidad antes se ponía “y acompañante” en muchas invitaciones, pero en Casa Real son unos señores y por eso se refieren a ella por su nombre y apellidos, como una deferencia. Si su acompañante hubiese sido un señor habrían puesto el nombre del señor. Que no era a mala leche, ni medieval, ni despectivo, ¡era educado!

Había muchos invitados y quizá no invitaban a los tenientes de alcalde, solo a los alcaldes… pero les pareció bien que no fuese Ud solo. Estoy segura de que Doña Laura es una buena compañía y, por lo que se ha enfadado Ud, me alegra ver que la quiere de ese modo. Por otro lado… indicar la “etiqueta” es lo apropiado. A Ud igual no le pasa, pero a mí me gusta que me avisen para no ir llamando la atención. A veces uno no sabe que ponerse, ni la importancia de la fiesta. Estoy segura de que Ud no se viste igual para pasear por los bares de Zamora en Semana Santa, que en un día cualquiera de verano, que para ir a la boda de un ser querido… El año que viene quisiera verlo en uno de estos y le invito a “uno que sí” (que las zamoranas somos fuertes de estómago…) o a unos tiberios que entran bien, con una copa de vino y hablamos de protocolo.

Yo he visto que Ud. se me pone más guapo para algunas cosas y más de sport para otras:

images-34.jpgimages-32.jpgimages-33.jpg

Casa Real invitó a toda la ciudad de Zamora en su persona… y todos querían verlo elegantón, ¡tan bonico como nuestra Catedral… tan lustroso!

Sabe qué pasa, que si no se avisa la gente se presenta de cualquier manera y para estas cosas lo mejor es estar a la altura de la fiesta. Como dice mi abuela, más vale que no te miren por ir llamando la atención, es mejor destacar por ser honrado que por ir mal vestido.

A los que van muy bien y roban no se preocupe Ud, para eso están los jueces. El protocolo es otra cosa, se trata de ordenar, de que los actos sean rápidos, que estén organizados y se organice bien el tiempo, porque va uno a lo que va y no es cuestión de perder el tiempo. Los alcaldes están muy ocupados y tienen que irse rápido. De indicar a los demás cuál es la manera más apropiada de ir a un acto… Para eso estamos los de protocolo: hacemos la vida más fácil.

Tenía que escribirle esto, no se enfade Ud con esta su paisana. No quiero que le pase a Ud lo que pasó en este otro acto:

El-presidente-de-ATR-entrega-el-premio.jpg

Premio-Binter.jpg

Aquí cada uno fue vestido de una forma… Por eso el próximo post que escriba (este es el primero dedicado a Ud., tendrá otro), le voy a explicar cómo va esto de la etiqueta… Para que no le pase esto y no hablen de Ud. por cómo va vestido sino por (espero que esto sea así) haber hecho de Zamora una ciudad en la que toda España quiera vivir. Porque yo ya sé que es maravillosa, pero también sé que muchos se van, que yo no puedo volver a ella porque no iba a encontrar trabajo… y que es una gran desconocida, a pesar de lo bien que se come y lo buenas que son sus gentes.

Buenas noches, Sr. Guarido… y no olvide que le debo un pincho “que sí”, ¡palabra de zamorana! Y un post explicándole lo del “vestido corto”, que no tiene que ver nada con la minifalda de los toros que cantaba Manolo Escobar.

Fotos tomadas de: http://www.noticanarias.com/2016/10/13/binter-nombrada-aerolinea-regional-del-ano-2016-europa/