comunicacion

El 5 de mayo de 2018, la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad de la Cámara Alta aprobó una moción que instaba a los medios de comunicación a ser accesibles a las personas con diversidad funcional; además, pide al Gobierno la revisión de la guía de estilo sobre este mismo tema para que los periodistas empleen un lenguaje apropiado e inclusivo cuando se refieran a este colectivo.

 

nathan-anderson-384356-unsplash

Nathan Anderson, en unsplash

 

Organizar eventos con criterios de comunicación accesible es necesario en un mundo empresarial cada día más comprometido con la RSC. Este factor tan  básico permite que nuestros eventos sean mejores para todos, garantizando cubrir las necesidades de todos aquellas personas con diversidad funcional y acercándolos a nuestra marca.

Pero no se trata de tener en cuenta las necesidades específicas más evidentes, o de crear eventos especiales con criterios especiales; es hora de ir más allá, para lograr eventos inclusivos de verdad, integrando la diversidad como normalidad.

 

Elementos esenciales para que nuestros eventos sean físicamente accesibles

 

  1. Que nuestro evento cuente con una web accesible

¿En qué consiste esa accesibilidad? Pues en que se adapta a las necesidades de las personas con dificultades para oír, ver, moverse o entender informaciones o datos complejos. De hecho, el W3C -World Wide Web Consortium, establece estándares para la óptima navegación en internet.

Las características que reúne una página web accesible son:

  • Imágenes con descripción adjunta, para quien no puede verlas
  • Contraste ente fondo y escritura, para poder ver mejor
  • Vídeos subtitulados, o en lengua de signos, y con audio descripciones
  • Formularios adaptados, para personas con diversidad funcional.
  • Enlaces fácilmente accesibles y visibles

 

No olvidemos que esto también va a favorecer el posicionamiento en los motores de búsqueda, recompensándonos por partida doble. Y que un 15% de la población tiene algún tipo de discapacidad, por lo que el porcentaje es alto a la hora de buscar público.

 

ryoji-iwata-615200-unsplash

Ryoji iwata, en unsplash

 

Además, las páginas de nuestros eventos, y la información que se mande a nuestro público e invitados, han de indicar todos las medidas que hemos tomado en referencia a facilitar la integración: azafatas, espacios adaptados, alojamientos adaptados, intérpretes, pantallas, zonas reservadas,… Esto puede hacerse a través de guías de accesibilidad, por ejemplo.

 

2. Espacios para eventos que respeten la normativa vigente:

Debemos auditar los espacios antes de elegirlos y revisarlos antes del evento. Estudiar las modificaciones necesarias, si hubiese que hacerlas, y calcular la viabilidad.

Hemos de asegurarnos de que los trabajadores del evento están debidamente formados para atender y ayudar al público asistente, con diversidad funcional.

 

braille-52554_1920

 

3. Cuidar que la gestión del evento favorezca la integración.

¿Qué hacemos para lograr esto?

  • Procurar la existencia de espacios adaptados.
  • Adoptar medios que aseguren la movilidad y faciliten los desplazamientos, propiciando la autonomía de los individuos con diversidad funcional.
  • Procurar la transcripción y la interpretación en directo y la presencia de guías para sordos y sordociegos.

 

13501718_1239959929349407_3176580626402876309_n

Elementos esenciales para que nuestros eventos sean comunicativamente accesibles

 

No se trata de que nuestro evento sea físicamente accesible, sino que además, el mensaje de nuestro evento sea accesible, de lo contrario no lograremos el objetivo de llegar a todo el público de la misma forma. Ese es nuestro verdadero objetivo: se trata de evitar la discriminación comunicativa, comunicando de forma inclusiva.

13327604_1222894644389269_6714883112145387429_n

 

¿Qué medios emplearemos para lograr el éxito?

 

  • Favorecer la accesibilidad cognitiva
  • Establecer comunicación socialmente adaptada
  • Mensaje dirigido y orientado a todo nuestro público, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada uno.
  • Evitar el exceso de información visual o auditiva, esto puede distraer del mensaje a determinadas personas

 

bryan-minear-315906-unsplash

Bryan Minear, en unsplash

 

Las buenas prácticas son adecuadas siempre y van  a posicionar mejor nuestra marca, por lo que con ellas ganamos todos. De ahí la importancia de adaptar nuestros actos, integrando a todos en la normalidad. ¡Entre todos podemos!

 

my-life-through-a-lens-110632-unsplash

My life through a lens, en unsplash

 

 

Vuelvo a la carga con mi blog, después de un tiempo de descanso. Espero que me hayáis echado mucho de menos y que leáis mis nuevos post con más ganas que antes. Si logro no aburriros me daré por bien pagada.

Me pareció que mi visita a Valladolid era una buena oportunidad para “volver al buen camino”.

Junto con mi compañero Vicente Díez, el delegado de la Asociación Española de Protocolo en CyL, participé en las II Jornadas sobre Comunicación y Protocolo que se celebrarán en Valladolid el viernes 17 de marzo, de la mano de la asociación Pro-Joven Valladolid. Como bien señaló mi compañero Vicente, “es fundamental aprovechar la oportunidad de arropar los foros y plataformas a nuestra disposición para el mejor conocimiento de nuestra disciplina profesional”.

II_Jornadas_de_Comunicación_-Protocolo_Valladolid-768x276.jpg

Junto a nosotros participaron responsables de comunicación y relaciones de distintas organizaciones de ámbito autonómico, como Narciso Prieto (CAJA RURAL); María José Gutiérrez (Telefónica) o los responsables de la comunicación en las Policías Nacional y Local de Valladolid, Carmen Mediavilla (Jefatura de Policía de CyL) e Iñaki Ayuso (Policía Local), que aportarán la visión de la información desde el punto de vista de la seguridad.

Y fue para mí un motivo de gran alegría desvirtualizar amigos del mundo de la comunicación como Encarna Sandonis.

thumb.jpg

Mi ponencia llevaba el título de “Protocolo como herramienta de marketing” y quiero contaros cuál es mi visión al respecto:

Como os he contado muchas veces, el protocolo es una herramienta de orden que nos ayuda a optimizar tiempo y recursos… como diría mi amiga Natalia González: “los de protocolo siempre ordenándolo todo y aprovechando el tiempo”.

En el panorama empresarial actual las empresas han de diferenciarse del resto, dotarse de elementos que “las vistan bonito” frente a otras empresas. Muchas veces nos rompemos la cabeza pensando en cómo ser diferentes, destacar… y la manera más fácil de destacar puede que se nos pase desapercibida.

El protocolo ayuda a las empresas a integrarse dentro de un entorno de forma simple y natural, convirtiéndose así en una herramienta de gestión más de la identidad corporativa.

Es evidente que pequeñas, grandes y medianas empresas luchan diariamente por dotarse de rasgos distintivos y diferenciadores que les permitan tener una imagen positiva en la mente de sus públicos ya que esto, hará más aceptables sus mensajes comerciales y sus productos en el mercado. La idea es que el mensaje llegue a destino minimizando los posibles desvíos y desajustes en el mismo.

En este aspecto es primordial el manual de protocolo de la empresa. Se trata de un instrumento muy práctico que no solamente refleja la organización de los actos que se hacen en el mundo empresarial e institucional, sino todas aquellas cuestiones que cada uno debe tener en cuenta para que, de acuerdo a sus características, su idiosincrasia, su estructura económica,… y todas las variables que afecten a la vida misma de la empresa, consiga transmitir, a través de una optima gestión comunicacional, la imagen corporativa a todos los públicos a las que se la quiera trasladar, potenciando la estrategia de política global  interna de la empresa, decidida por la gerencia de la organización.


La clave se encuentra en la implantación de una estructura de organización de la gestión de comunicación que nos permita alcanzar nuestros objetivos. 

En primer lugar, la política general de protocolo de la empresa, que deberá definir estos objetivos posibles y las estrategias para desarrollarlos, además de la estructura definida y jerarquizada del servicio de protocolo necesario. Claro está que la estructura dependerá, fundamentalmente, de la dimensión y características de la entidad.

En segundo lugar, los aspectos de protocolo interno, que abarcan principalmente los aspectos de funcionamiento y jerarquía de la empresa.

Y, en tercer lugar, la sistematización concreta de los actos, orientada a objetivos y política concreta de la empresa. En esta parte deben reflejarse los aspectos organizativos tanto de las juntas de accionistas como de otros eventos propios de las empresas como son desayunos, visitas, inauguraciones, primeras piedras,…

Pero especialmente nunca olvidar que, como diría D. Felio Villarrubia, protocolo es ciencia y arte… y para crear arte se necesita un trabajo previo de preparación y dedicación. Un trabajo protocolo bien hecho garantiza una potenciación efectiva del trabajo de gestión y comunicación.