costumbres

El agradecimiento es una virtud que abunda poco, pero que produce grandes frutos.

Estamos en unas fechas claves, unas fechas en las que todo es recibir: regalos, abrazos, visitas,…

En ocasiones nos quejamos de las “obligaciones” que generan en nuestras vidas fechas tan señaladas; la comida con la suegra, los regalos de los sobrinos, los calcetines feos que recibimos año tras año de manos de nuestra cuñada.

images-7

Este año animo a todos a enfocarlo de otra forma, desde la perspectiva del refrán: “es de bien nacidos ser agradecidos”.

Nadie tiene la obligación de regalarnos nada, ni siquiera calcetines feos, de cocinar para nosotros, de venir a vernos, de mandarnos una felicitación,… pero nunca esta de más recibir ese esfuerzo con una sonrisa… y “a caballo regalado no le mires el diente”… Tal vez el año próximo coseches lo que este año estás sembrando y, viceversa, lo que tienes este año sea fruto de lo que has ido sembrando con el paso del tiempo.

Disfruta de la vida, con agradecimiento y cortesía… Y feliz 2014

images-8

Unknown-12

La costumbre del Belén es muy antigua y tiene su origen en la veneración de las reliquias provenientes de tierra santa; cabe decir que algunos de los personajes que apeasen en el Belén no proceden del relato bíblico, sino de representaciones posteriores de tipo teatral, revelaciones o visiones místicas de venerados santos en la tradición católica, o son añadidos que significan el cumplimiento de profecías sobre el Nacimiento de Xto., el Mesías, Salvador de los judíos (el buey, la mula, la estrella, etc…).

images-2

 

Algunos belenes no sólo representan la escena del Pesebre sino una serie de episodios bíblicos que rodean al nacimiento de Cristo.

Las primeras expresiones artísticas de nacimientos se hallan en las catacumbas romanas de Priscila en el siglo II. Una de ellas hace referencia al Nacimiento de Jesús mostrando una escena de la Virgen María sosteniendo en brazos al Niño Jesús. En catacumbas, de los siglos III y IV, se pueden observar escenas de la Epifanía.

Unknown-11

 

La tradición popular actual del belén, pesebre o nacimiento es mucho más reciente. Cuenta la tradición que en torno al 1223 San Francisco de Asís se encontraba predicando cerca de la población de Rieti, la tradición le pilló en la ermita de Greccio. Fue allí donde tuvo la inspiración de reproducir en vivo el Misterio del Nacimiento de Jesús. Construyó una casita a modo de portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno de los vecinos del lugar e invitó a un pequeño grupo de gente a reproducir la escena de la adoración de los pastores. De manera milagrosa, en la escena aparecieron ángeles y se personificó el Niño Jesús, la Virgen y San José.

images-1

Sería posteriormente Santa Clara la que difundiera por los conventos franciscanos de Italia, y posteriormente la propia Orden, la que contribuyese a la extensión del pesebre viviente o de figuras.

Desde el siglo XIII hasta el XVI, las representaciones del Misterio quedan limitadas a los muros conventuales. S época de verdadero florecimiento fue a partir del siglo XVIII.

A España llegaron a mediados del siglo XVIII con Carlos III de Borbón se como rey de España. Primero promovió la tradición entre la aristocracia española, pasando luego a convertirse en una práctica popular por toda España y América Latina.

images-3

Hoy en día, la tradición de poner el Belén se mantiene en todos los países católicos. Se montan los Pesebres con figuritas de madera, arcilla, plástico, metal o incluso hielo.

El Belén más antiguo de España y tal vez pudiera ser el más antiguo en uso de la Cristiandad, con figuras labradas hacia 1480, el llamado “Belén de Jesús” de Palma de Mallorca documentado en el siglo XVI. Sus autores son los Alamanno, familia que realizó varios de los primeros belenes en Nápoles, territorio perteneciente por entonces a la Corona de Aragón.

Los que queráis saber más podéis consultar el gran número de web de belicistas españoles y del mundo. Os dejo una como ejemplo: http://www.belenistas.es

3096059424_46f1001f33

El Belén es la representación más pura de un sentimiento religioso, al cual representa. Una costumbre profundamente arraigada que merece respeto. Las figuras representan momentos del Misterio del Nacimiento y han sido motivo de veneración a lo largo de los siglos, por miles de cristianos, por encima de motivos comerciales o burlas que fomentan las diferencias y la intolerancia.

Las venerables tradiciones de cualquier pueblo o religión han de ser escuela para todos…

Es impecable la manera en la que en la vida cristiana se unen espiritualidad y ceremonial. En esta ocasión hablaremos un poco del Adviento y la famosa corona de Adviento.

Imagen

Nuestra realidad se vertebra sobre dos ejes el espacio y el tiempo. La liturgia y las tradiciones que la envuelven tardan siglos en ir madurando e ir incorporando elementos y sincronizándose con las personas que la viven. Por esto es necesario instruir a los fieles para que sean capaces de entender y participar en la liturgia y hacerse parte integrante del tiempo sagrado.

“… El año litúrgico es una reactualización siempre repetida de la vida de Cristo y, por ello mismo, una regeneración individual del individuo. Por la repetición cada año del ritual, nos convertimos, de algún modo, en contemporáneos de Cristo y nos incorporamos, poco a poco sus misterios, hasta que El se «haya formado en nosotros».” Por ello existe una división de tiempos litúrgicos en torno a Cristo en la celebración de la fe cristiana. Se distribuye en festividades y ciclos: Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y Tiempo Ordinario.  Además esta distribución de los tiempos se conjuga con la realidad del lugar sagrado, donde la armonía del Universo y la plenitud del Misterio de Cristo se hacen presentes.

Imagen

El Adviento es una palabra procedente del latín que significa “venida”. Durante este tiempo los cristianos se preparan para el nacimiento de Cristo. Pero marca, además, el principio del año litúrgico.

Podemos distinguir dos periodos durante el adviento. En el primero de ellos, aparece con mayor relieve el aspecto escatológico y se nos orienta hacia la espera de la venida gloriosa de Cristo: su venida al final de los tiempos, su venida ahora y su venida hace dos mil años. En el segundo periodo se orienta más directamente a la preparación de la Navidad y a vivir con alegría el nacimiento de Cristo.

Imagen

En orden a esta venida se ordenan durante este tiempo del ciclo toda la vida cristiana y su ceremonial. Se  suprimen durante el Adviento una serie de elementos festivos. No se reza el Gloria, se reduce la música con instrumentos y los adornos festivos, las vestiduras son de color morado, el decorado de la Iglesia es más sobrio, sin flores, etc. Para expresar la necesidad de esa venida de Cristo como complemento y sentido de la vida.

El origen de la Corona de Adviento se encuentra en las costumbres anteriores al cristianismo de los pueblos germanos. Durante el frío y la oscuridad de diciembre, recolectaban ramos verdes, elaboraban coronas y encendían fuegos como señal de esperanza en la pronta vuelta de la primavera. No por ello la Corona de Adviento necesariamente representa una concesión al paganismo sino, al contrario, es un ejemplo de la cristianización de la cultura, como decíamos antes; mostrando como todo lo viejo posee un nuevo sentido en Cristo, en quien “todas las cosas son nuevas”.

El simbolismo de la corona tiene varias facetas. Es circular puesto que representa algo que no tiene principio ni fin: el Amor de Dios. Una realidad que también nos revela la el año litúrgico.

El verde de las ramas es signo de vida y esperanza. La luz de las velas nos recuerda la esperanza de la salvación. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia o durante la Eucaristía. Esta costumbre cada día está más arraigada entre las familias cristianas de nuestro país e implica a todos los de la casa en el “camino” del Adviento.

Imagen

La vela rosa corresponde al tercer domingo, “gaudete”, en el que la casulla del sacerdote puede ser de este color y representa el gozo. Su nombre es extraído del introito de la Misa: “regocíjense”. Las otras tres velas suelen ser de color morado, el color propio del Adviento y cada una tiene la carga litúrgica propia de la semana:

1ª semana: centrada en la venida de Cristo al final de los tiempos

2ª semana: centrada en “preparar el camino al Señor”

4ª semana: centrada en la figura de María

Imagen

Feliz Navidad!!!

Este año quiero felicitar a todos con este cuadro de El Greco en el que se unen cielo y tierra; y la luz, que nace del pesebre ilumina por completo toda la estancia.

El Greco, un pintor cuyo dominio de la perspectiva y cuya carga mística le diferencian del resto de manera eminente.

Espero que el año que termina, con sus luces y sus sombras, no sea para vosotros un motivo de estancamiento sino un fuerte empujón hacia la luz. Luz que llene vuestro 2014, como la Luz de la Verdad, Cristo, ilumina el corazón del pastor que aparece en el cuadro con la mano en el pecho.

Feliz y luminoso 2014!!!!

300px-La_adoración_de_los_pastores_(El_Greco)