empresa

Muchos de nosotros hemos pasado por ese momento en el que tenemos que organizar un evento o desarrollar un proyecto, pero nos hace falta la colaboración de patrocinadores; ya sea mediante aportaciones materiales o económicas.

Es una buena solución, que puede convertirse en un proceso duro, largo e infructuoso si no se hace de la forma adecuada y no se cuidan los detalles. Nada es imposible de lograr si se trabaja de la forma adecuada y se elabora un proyecto o se define un evento totalmente justificado y con unos objetivos precisos.

 

thanos-pal-1056251-unsplash

 

Cuando hay que enfrentarse a algo así, es conveniente establecer una estrategia y seguir una serie de pasos que nos ayuden a alcanzar el éxito.

 

Definir qué tipo de patrocinadores son los más adecuados para tu evento

 

Hemos de definir qué queremos comunicar a través de nuestro evento. Una vez hayas decidido qué tipo de empresas o instituciones quieres que patrocinen tu proyecto has de hacer una lista de las mismas y discriminar con cuáles puedes obtener mayor rendimientos, con cuáles tienes mayores posibilidades de éxito y cuál es el público objetivo de estas empresas. Esto implica estudiar lo que tú y tu evento van a ofrecer a la empresa.

 

aneta-pawlik-651610-unsplash

 

Definir tu competencia y estudiar sus eventos

 

Es importante repasar qué eventos ha desarrollado tu competencias y cuáles tiene en proyecto, para no coincidir, no repetir. Ser innovador y creativo va a abrirte las puertas de las empresas; has de serlo a la hora de crear tu proyecto y a la hora de presentarlo a otros, que vean genialidad, eficacia, eficiencia y brillantez en el mismo.

 

Estudiar las características y objetivos de la empresa. Y definir tu público objetivo y el de las empresas a cuyas puerta vas a llamar.

 

Has de buscar cuáles son los objetivos de la empresa a corto, medio y largo plazo y por qué les puede interesar tu evento. Si han patrocinada eventos o proyectos similares al que les ofreces y si entra dentro de las políticas de patrocinio de la empresa. Hay empresas que únicamente patrocinan determinados eventos, por norma, esto debes tenerlo muy en cuenta.

No vas a pedir ayuda sino que ofrecerás una colaboración mutua que será beneficiosa para ambos. Es por esto que debes definir correctamente tu filosofía y que esta coincida con lo que buscan las empresas patrocinadoras.

 

tim-napier-181584-unsplash

 

Elaborar una propuesta de patrocinio

 

Para elaborar una propuesta adecuada son indispensables una serie de elementos:

  • Exponer quiénes somos y qué hacemos, presentarnos adecuadamente. Tratar de exponer con claridad nuestros objetivos
  • Explicar las características del proyecto. Lugar, tiempo, duración, objetivos, público, plan de trabajo.
  • Presentar un presupuesto completo y desarrollar los motivos por los que precisamos un patrocinador. Incluso detallar si existen varios tipos de patrocinio o si se puede patrocinar solo una parte o un área del proyecto.
  • Explicar los beneficios que obtendrá: fiscales, publicitarios (como elegir el naming del evento, por ejemplo), de networking, de imagen de marca,…

 

Procura además:

 

  1. Incluir toda la información necesaria en el dossier, especialmente la que pueda interesar a tu candidato a patrocinador.
  2. Cuidar la presentación y el lenguaje. Ha de ser claro, conciso y ordenado, para que encuentren lo que quieres que vean con claridad, para esto es importante estudiar los formatos a emplear para llamar la atención. Sin embargo, no olvides la originalidad y la creatividad.

 

pelle-martin-475814-unsplash

 

Determinar los tiempos y la estrategia con la que vamos a obtener patrocinios

 

Establecer un cronograma adecuado y los niveles de patrocinio (oro, plata, bronce):

  • Publicidad in-situ, tipos de acciones promocionales, tiempo,…
  • Formas de pago, uso de los fondos, entradas a disposición de la empresa, contratos.
  • Fechas límites de pago, de entrega de logos.
  • Comprobar las fisuras de nuestro dossier, para que no tenga fisuras y resulte claro y contundente

 

charles-deluvio-651963-unsplash

 

Escuchar a tus posibles patrocinadores

 

Esto es de vital importancia, puesto que nos pueden sugerir opciones de mejora en las que no habíamos pensado. La flexibilidad te puede beneficiar de forma positiva, ya que ofrecer una propuesta adaptada puede procurarte mayores beneficios y hacer a la otra parte más feliz y más satisfecha.

Y, después del evento, cuida tu relación con tus patrocinadores, la fidelización de los mismos creará lazos que te facilitarán el desarrollo de futuros proyectos y la rápida obtención de fondos, teniendo un camino previo preparado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La necesidad de conocer aspectos culturales de la otra parte negociadora

Después de China e India, Brasil es la tercera potencia económica emergente, poseyendo el mercado más grande América Latina, con un 40% del total. Es por este motivo que, tal vez te interese leer este post.

La cultura corporativa se ve imbuida en las tradiciones del país en el que surge, se desarrolla o negocia, siendo de vital importancia las emociones, aquellas que pueden hacer factible o no el cierre de una negociación. Las buenas relaciones personales ayudan a prolongar las sinergias en el tiempo y a hacerlas más fuertes. Si bien es cierto que este tipo de procesos las alargan en el tiempo, consolidan los lazos que unen ambas partes.

sara-riano-467205-unsplash
Sara Riano, unsplash

Desde este enfoque podemos hablar de la importancia de preparar el camino de la negociación, también teniendo en cuenta los factores del protocolo.

¿Qué quiere decir esto? Pues que lo planificaremos muy técnicamente para alinear el camino hacia la cordialidad y la empatía, que nos facilitarán el trabajo.

Los negociadores brasileños, cómo son

Los brasileños no son amigos de las presiones, el regateo, ni de las situaciones de enfrentamiento. No van a ofrecerte todos los datos en un primer encuentro, por lo que te recomendamos paciencia y cordialidad. La confianza y los lazos sociales va a ser un factor clave a la hora de alcanzar el éxito negociador, en Brasil.

Si puedes acercarte a ellos a través de un contacto local tendrás el camino allanado, en cierta forma y podrá ayudarte con todas las dificultades que puedan surgir. Esta figura se conoce con el término “despachante”. Su importancia radica en que te puede facilitar el camino inicial evitándote unas cuantas llamadas de “reconocimiento” y conocimiento.

Sergio Souza, unsplash

Brasil es un país de gente sociable , amigable y que gusta de disfrutar de las reuniones amenas, largas y distendidas. Son conservadores y necesitan estar seguros de la fiabilidad de la otra parte, pero también son cercanos y emotivos. Un brasileño va a valorar que usted muestre sus emociones de forma sincera, pero sin excesos y sin sobrepasar los límites que requiere la compostura empresarial clásica.

Valoran que se les dedique tiempo, por lo que salir corriendo al terminar una reunión no les va a gustar. De la misma forma que has de tomarte con calma el fin de la reunión debes tener en cuenta que es posible que no sean puntuales al llegar. Se toman su tiempo para todo y no es para ellos una informalidad.

Esperan que la negociación se haga con aquellas personas que puedan decidir por sí mismas y que tengan un cargo acorde. Y no les gusta que les cambien al negociador, ya que invierten su tiempo en conocerlo realmente.

Aquacara, unsplash

De la misma forma, les gusta dejar todos los cabos legales bien atados y todos los aspectos del negocio bien cerrados. Eso sí, haz frente a las cuestiones de forma global y directa, no son amigos de las personas que se obsesionan con asuntos puntuales de una negociación y no aportan una visión global, especialmente en las primeras reuniones.

Van a debatir todos los detalles, a medida que te conozcan más y se vaya profundizando en la negociación, prepárate con paciencia para ello.

Respeta las jerarquías, ellos las tienen muy claras y las criticas las encajan mejor si se hacen a modo de sugerencia. Evita enfrentamientos, no ejerzas presión ni regatees, respeta su carácter afable y respetuoso.

Son muy respetuosos con las mujeres profesionales, de la misma forma que con los hombres.

En el momento de la negociación

Es normal que se ofrezca café, no solo al principio o al final, sino que puedes solicitarlo todas las veces que se precise, forma parte de su cordialidad y buen hacer.

Al entrar en una reunión saluda a todos, de pie, y dando la mano, mientras te presentas. Si al principio te preguntan sobre otros temas, responde de manera natural y cercana, luego podrás ofrecerles documentación acerca de la negociación. Es una manera de entrar en confianza, necesaria para el buen funcionamiento de la reunión posterior. Te puede parecer una pérdida de tiempo, pero forma parte de la idiosincrasia propia de Brasil, que, como ya hemos dicho, gusta de saborear cada momento. Por eso, no te va a funcionar tratar de negociar a distancia, tendrás que reunirte con ellos.

Puede que interrumpan varias veces, incluso para atender llamadas telefónicas o a otros clientes. Esto no es falta de cortesía, se considera algo inherente al transcurrir común de una jornada laboral.

diego-sulivan-221099-unsplash

Nunca hables de los tres temas conflictivos típicos: religión, fútbol o política.

Comidas de negocios

Puede que haya reuniones a la hora del almuerzo con el fin de trasladar la negociación a un ambiente más relajado y distendido, pero se opta por restaurantes de prestigio. Paga siempre aquel que invita.

Benjamin Sow, unsplash

Procura llevar un detalle o devolver la cortesía con una nota al día siguiente.

nordwood-themes-567520-unsplash

Otras cuestiones

Los regalos se entregan al final y se abren en ese momento. Y las tarjetas también se entregan al final, antes del apretón de manos con el que es corriente cerrar las negociaciones.

En cuanto a la forma de vestir para las negociaciones, en Brasil, es clásica y formal.

El 5 de mayo de 2018, la Comisión para las Políticas Integrales de Discapacidad de la Cámara Alta aprobó una moción que instaba a los medios de comunicación a ser accesibles a las personas con diversidad funcional; además, pide al Gobierno la revisión de la guía de estilo sobre este mismo tema para que los periodistas empleen un lenguaje apropiado e inclusivo cuando se refieran a este colectivo.

 

nathan-anderson-384356-unsplash

Nathan Anderson, en unsplash

 

Organizar eventos con criterios de comunicación accesible es necesario en un mundo empresarial cada día más comprometido con la RSC. Este factor tan  básico permite que nuestros eventos sean mejores para todos, garantizando cubrir las necesidades de todos aquellas personas con diversidad funcional y acercándolos a nuestra marca.

Pero no se trata de tener en cuenta las necesidades específicas más evidentes, o de crear eventos especiales con criterios especiales; es hora de ir más allá, para lograr eventos inclusivos de verdad, integrando la diversidad como normalidad.

 

Elementos esenciales para que nuestros eventos sean físicamente accesibles

 

  1. Que nuestro evento cuente con una web accesible

¿En qué consiste esa accesibilidad? Pues en que se adapta a las necesidades de las personas con dificultades para oír, ver, moverse o entender informaciones o datos complejos. De hecho, el W3C -World Wide Web Consortium, establece estándares para la óptima navegación en internet.

Las características que reúne una página web accesible son:

  • Imágenes con descripción adjunta, para quien no puede verlas
  • Contraste ente fondo y escritura, para poder ver mejor
  • Vídeos subtitulados, o en lengua de signos, y con audio descripciones
  • Formularios adaptados, para personas con diversidad funcional.
  • Enlaces fácilmente accesibles y visibles

 

No olvidemos que esto también va a favorecer el posicionamiento en los motores de búsqueda, recompensándonos por partida doble. Y que un 15% de la población tiene algún tipo de discapacidad, por lo que el porcentaje es alto a la hora de buscar público.

 

ryoji-iwata-615200-unsplash

Ryoji iwata, en unsplash

 

Además, las páginas de nuestros eventos, y la información que se mande a nuestro público e invitados, han de indicar todos las medidas que hemos tomado en referencia a facilitar la integración: azafatas, espacios adaptados, alojamientos adaptados, intérpretes, pantallas, zonas reservadas,… Esto puede hacerse a través de guías de accesibilidad, por ejemplo.

 

2. Espacios para eventos que respeten la normativa vigente:

Debemos auditar los espacios antes de elegirlos y revisarlos antes del evento. Estudiar las modificaciones necesarias, si hubiese que hacerlas, y calcular la viabilidad.

Hemos de asegurarnos de que los trabajadores del evento están debidamente formados para atender y ayudar al público asistente, con diversidad funcional.

 

braille-52554_1920

 

3. Cuidar que la gestión del evento favorezca la integración.

¿Qué hacemos para lograr esto?

  • Procurar la existencia de espacios adaptados.
  • Adoptar medios que aseguren la movilidad y faciliten los desplazamientos, propiciando la autonomía de los individuos con diversidad funcional.
  • Procurar la transcripción y la interpretación en directo y la presencia de guías para sordos y sordociegos.

 

13501718_1239959929349407_3176580626402876309_n

Elementos esenciales para que nuestros eventos sean comunicativamente accesibles

 

No se trata de que nuestro evento sea físicamente accesible, sino que además, el mensaje de nuestro evento sea accesible, de lo contrario no lograremos el objetivo de llegar a todo el público de la misma forma. Ese es nuestro verdadero objetivo: se trata de evitar la discriminación comunicativa, comunicando de forma inclusiva.

13327604_1222894644389269_6714883112145387429_n

 

¿Qué medios emplearemos para lograr el éxito?

 

  • Favorecer la accesibilidad cognitiva
  • Establecer comunicación socialmente adaptada
  • Mensaje dirigido y orientado a todo nuestro público, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada uno.
  • Evitar el exceso de información visual o auditiva, esto puede distraer del mensaje a determinadas personas

 

bryan-minear-315906-unsplash

Bryan Minear, en unsplash

 

Las buenas prácticas son adecuadas siempre y van  a posicionar mejor nuestra marca, por lo que con ellas ganamos todos. De ahí la importancia de adaptar nuestros actos, integrando a todos en la normalidad. ¡Entre todos podemos!

 

my-life-through-a-lens-110632-unsplash

My life through a lens, en unsplash

 

 

Si tu propósito es negociar con un miembro de la comunidad china para llevar a cabo acuerdos de compraventa, distribución, fabricación,… lo primero que debes tener en cuenta son las diferencias culturales que van a influir en la negociación. Este es el medio para tener éxito en las negociaciones y establecer relaciones estables y provechosas con nuestros clientes, proveedores o socios chinos.

Los negocios en China atienden a razones diferentes, ligadas a la cultura, y se cierran de modo diferente. No vas de turismo, por lo que es necesario planear una adecuada estrategia de negociación y armarse de paciencia, puesto que en China los tratos requieren de más tiempo y diferentes procesos para ser cerrados.

A tener en cuenta:

  1. La paciencia, algo que vas a trabajar a lo largo de todo el proceso. La cultura y la filosofía china son muy diferentes a la Occidental.
  2. Para los empresarios chinos es necesario conocer y establecer una relación de confianza con sus homólogos. Los tratos no se cierran ni a distancias y con viajes cortos
  3. La comunidad china es tenaz y trabajadora y valora las acciones por encima de las palabras. Nunca prometas nada que no puedas cumplir o exageres.

Qué debemos tener en cuenta a la hora de seguir el protocolo en una negociación:

  1. Es fundamental la puntualidad.
  2. Salude debidamente a todos, empezando por los que juegan un papel primordial en la negociación. Para ellos son importantes las jerarquías.
  3. Aunque tengas interprete, es más educado mirar a la cara a nuestro interlocutor.
  4. Los regalos se entregan al final. Si son caros debes dejar claro que son para la compañía y en nombre de la compañía y siempre entre entidades privadas, nunca se debe seguir este procedimiento con entidades públicas, porque no está bien visto. No debemos utilizar el color blanco sino el rojo, que es el color de la suerte.
  5. Si das o entregas  una tarjeta, sosténla con ambas manos y obsérvala durante unos instantes. Es una forma de manifestar tu respeto.
  6. Para ellos la comida forma parte de su vida y sus costumbres, por eso, en el transcurso de la negociación, es posible que le inviten a comer platos típicos de China. Sea abierto y pruebe todo lo que le ofrezcan, pues esto creará una conexión con su interlocutor.img_0516
  7. Si aprendes algunas palabras básicas en su idioma, el empresario chino lo valorará y será una buena forma de romper el hielo.
  8. Para ellos es importante conocerte y conocer tu grado de lealtad y tus actos, lo cual es más importante que el contratos y todas las cláusulas que puedas firmar. Necesitan saber si pueden confiar en ti a nivel profesional.
  9. Hablar chino o tener un intérprete aporta gran valor añadido a la hora de negociar ellos, puesto que demuestra nuestro interés y respeto. ellos son muy agradecidos y saben reconocer el esfuerzo y las deferencias.
  10. Es importante que tengamos en cuenta y respetemos sus festividades, que paralizan el ritmo de las empresas y que celebran con interés y fidelidad a sus costumbres, el mismo que debes demostrar tú. El Año Nuevo Chino es la celebración más especial, es un momento de descanso.
  11. La primera inversión de negocio debe ser generosa, esperaran que un primer pedido de unidades de un producto chino que se vaya a comercializar posteriormente va a ser alto.
  12. Has de trabajar tus gestos, ellos gesticulan mucho. Debes tener cuidado con gestos como mostrar la planta del zapato o señalar, que se pueden malinterpretar.
  13. Para saludar lo normal dirigirse a ellos como Sr. o Sra.

En la cultura asiática: la confianza entre las partes, el interés por su cultura y por interactuar, el respeto, el idioma y hasta los días de fiesta del país son capitales a la hora de establecer una buena relación con compañías del país y de invertir y emprender con sus empresas.

Os dejamos unos tips básicos, para que no se os olviden:

Está claro que el protocolo en los negocios es algo indispensable, pero ¿a quién le corresponde ceder cuando nos encontramos con negociadores con distintas culturas y formas de proceder.

Hay un refrán muy español que dice “donde fueres haz lo que vieres”. Negociar no sólo se traslada a los términos comerciales, también influye en las relaciones interpersonales.

Existe una creencia humana sobre que tener la razón es ganar consideración. Pero esto es sólo desde el punto de vista propio. Se gana más cuando se cede, porque muchas veces hacer creer al otro que tiene ventaja sobre nosotros no es más que otra táctica de negociación. Donde también se recibe una recompensa y nadie pierde.

El ego bloquea toda negociación y nos hace perder. La habilidad de ceder, enmarca un gran resultado para todos: ganar.

Negociar no solo se traslada a los términos comerciales, también influye en las relaciones interpersonales en sí. Si sabes esto solo vas a necesitar una virtud para negociar, la flexibilidad, que nada tiene que ver con la debilidad.

Hay diferentes criterios que se deben tener en cuenta para decidir quién debe ceder, algunos naturales y otros lógicos:

La cultura:

Es evidente que si, por razones culturales, una parte es más expansiva y tiende más a ceder, debe hacerlo por el bien de la negociación. Esta es una de las razones por las que es necesario asesorarse debidamente sobre la cultura y necesidades de la otra parte.

El poder negociador:

La fuerza que una de las partes tenga en la negociación también es un elemento de peso que puede “obligar” a ceder a la parte con menos fuerza, que desea obtener su beneplácito.

Experiencia de aquellos que intervienen en la negociación:

Hay negociadores con mayor experiencia y que conocen mejor otros mercados y realidades, esto les permite ser más flexibles. Es lógico que cedan en favor del bien común, no perdiendo con ello sino partiendo con una ventaja clara en lo que a herramientas se refiere.

Dentro del ecosistema empresarial se hace presente el protocolo desde cada actividad rutinaria hasta en los actos extraordinarios, tanto en aquellos eventos en los que intervienen figuras institucionales como en las propias de la organización, de carácter interno.

Es evidente que el protocolo en el sector privado no tiene el renombre que en el sector público, pero es igual de esencial en cuanto a orden y rentabilidad de los actos y de la vida cotidiana empresarial.

Establecer un orden de jerarquías es importante para el buen funcionamiento y la fluidez del quehacer empresarial y como instrumento de economía empresarial. Redundando en la imagen corporativa y el posicionamiento en el mercado. Cuidando los detalles en las relaciones tanto humanas como corporativas.

Una actividad tan rutinaria cómo preparar una mesa para una reunión puede resultarnos harto sencilla e intrascendente, pero no es así.

Hay diferentes razones por las que el orden en una mesa de reunión nos aporta numerosos beneficios directos e indirectos.

Las cosas no se ordenan por capricho o gusto de “el de protocolo” sino que obedecen a la experiencia y los acuerdos socialmente establecidos.

Captura de pantalla 2017-05-03 a las 16.40.03

 Aquí os dejo un esquema claro de cómo poner cada cosa. ¡Ah! Y no pongas nunca los vasos boca abajo, es mejor colocarlas en el último momento para que no les entre polvo. La boca del vaso es lo que se van a llevar a la boca y no es higiénico estarla frotando en las mesas y posavasos. Fíjate que en el restaurante de un hotel de cinco estrellas nunca encontrarás las cosas al revés, por algo será…

Beneficios de preparar bien la mesa de una reunión:

A) Por parte de mi empresa

  • Las rutinas en el orden de las mesas facilitan la confianza y la concentración en lo verdaderamente importante, cada uno sabe dónde está su documentación, sus notas, su agua, sus bolígrafos. Evita despistes y posible caos.
  • Los carteles nominativos permiten conocer el nombre y cargo de los asistentes, aunque se nos olvide lo tenemos a mano y permite que las negociaciones sean más cercanas.


B) Por parte de los invitados

  • Nuestra empresa dará una primera impresión de orden, eficiencia, profesionalidad y cordialidad.
  • El visitante se sentirá acogido e impresionado positivamente. La perfección exterior es reflejo de la calidad del servicio y el producto. La primera impresión es fundamental.


C) Como elemento de buena gestión 

  • Permite optimizar el tiempo y los recursos de forma considerable, para que no se pierda en buscar sitio, discutir por él,…
  • Agiliza y facilita el trabajo. Las reuniones ya nos quitan bastante tiempo como para consumir el doble de tiempo necesario en ellas.

2

“¡Eso lo hace mi cuñado, que es muy ‘apañao’, y te hace precio!” Es una de las frases más oídas y un mal endémico de este país. Lo saben los informáticos, los de comunicación, marketing, los electricistas, los Djs, los fontaneros…Y es que, ¡cuánto daño hace al concepto de profesionalidad el cuñadismo o el amiguismo!

Uno se pregunta qué diantres hizo cuatro años o cinco en la universidad, más el correspondiente postgrado, Máster,… si para trabajar bastaba con certificar que eras cuñado de alguien. Al final, en lugar de buscar trabajo va a tener una que buscar marido (que no sea hijo único, ¡claro está!).

Dicho esto, pensemos entonces qué le pasaría a nuestros eventos de empresa si no los organiza un profesional… ¿Es productivo a la larga? 

Los eventos que no organizaun profesional, la inmensa mayoría de las veces, aunque pueda parecer que han sido un éxito, carecen de:

  • Objetivos claros: ya que normalmente se tiende a no establecer objetivos claros, reduciendo el evento a una reunión para “lucir la marca” y juntarse con amigos, sin establecer estrategias claras desde un punto de vista profesional.
  • Capacidad de medir el retorno de la inversión: puesto que el éxito se reduce a la alegría de “se fueron todos contentos, que llevaban mucho sin verse”.
  • Aumento del alcance de nuestra empresa: reducimos nuestros eventos al grupillo de clientes fijos y conocidos, reduciendo nuestros posibles mercados y limitando nuestras posibilidades. Porque nuestros actos se convierten en actos de amigos y cuñados, que acaban hartos de verse en compromisos a los que no se pueden negar.
  • Generar imagen profesional: nos hace perder seriedad y a la larga desgasta nuestra imagen y no aporta.

 

Según L. Moreno, en su libro ” Gestión de la Calidad y diseño de organizaciones. Teoría y estudio de casos”: “un producto o un servicio es de calidad excelente cuando se aplica en su realización los mejores componentes, la mejor gestión y realización en los procesos”, es evidente que el cuñadismo no es un buen elemento que garantice la calidad total en nuestra empresa.

La calidad de los profesionales que escojas para organizar tus eventos refleja dos cosas claras: el índice de tu amor a la empresa misma y a los clientes. Aquel que ama su empresa y a sus clientes busca ofrecer el mejor servicio y trabajo por ello.

Vuelvo a la carga con mi blog, después de un tiempo de descanso. Espero que me hayáis echado mucho de menos y que leáis mis nuevos post con más ganas que antes. Si logro no aburriros me daré por bien pagada.

Me pareció que mi visita a Valladolid era una buena oportunidad para “volver al buen camino”.

Junto con mi compañero Vicente Díez, el delegado de la Asociación Española de Protocolo en CyL, participé en las II Jornadas sobre Comunicación y Protocolo que se celebrarán en Valladolid el viernes 17 de marzo, de la mano de la asociación Pro-Joven Valladolid. Como bien señaló mi compañero Vicente, “es fundamental aprovechar la oportunidad de arropar los foros y plataformas a nuestra disposición para el mejor conocimiento de nuestra disciplina profesional”.

II_Jornadas_de_Comunicación_-Protocolo_Valladolid-768x276.jpg

Junto a nosotros participaron responsables de comunicación y relaciones de distintas organizaciones de ámbito autonómico, como Narciso Prieto (CAJA RURAL); María José Gutiérrez (Telefónica) o los responsables de la comunicación en las Policías Nacional y Local de Valladolid, Carmen Mediavilla (Jefatura de Policía de CyL) e Iñaki Ayuso (Policía Local), que aportarán la visión de la información desde el punto de vista de la seguridad.

Y fue para mí un motivo de gran alegría desvirtualizar amigos del mundo de la comunicación como Encarna Sandonis.

thumb.jpg

Mi ponencia llevaba el título de “Protocolo como herramienta de marketing” y quiero contaros cuál es mi visión al respecto:

Como os he contado muchas veces, el protocolo es una herramienta de orden que nos ayuda a optimizar tiempo y recursos… como diría mi amiga Natalia González: “los de protocolo siempre ordenándolo todo y aprovechando el tiempo”.

En el panorama empresarial actual las empresas han de diferenciarse del resto, dotarse de elementos que “las vistan bonito” frente a otras empresas. Muchas veces nos rompemos la cabeza pensando en cómo ser diferentes, destacar… y la manera más fácil de destacar puede que se nos pase desapercibida.

El protocolo ayuda a las empresas a integrarse dentro de un entorno de forma simple y natural, convirtiéndose así en una herramienta de gestión más de la identidad corporativa.

Es evidente que pequeñas, grandes y medianas empresas luchan diariamente por dotarse de rasgos distintivos y diferenciadores que les permitan tener una imagen positiva en la mente de sus públicos ya que esto, hará más aceptables sus mensajes comerciales y sus productos en el mercado. La idea es que el mensaje llegue a destino minimizando los posibles desvíos y desajustes en el mismo.

En este aspecto es primordial el manual de protocolo de la empresa. Se trata de un instrumento muy práctico que no solamente refleja la organización de los actos que se hacen en el mundo empresarial e institucional, sino todas aquellas cuestiones que cada uno debe tener en cuenta para que, de acuerdo a sus características, su idiosincrasia, su estructura económica,… y todas las variables que afecten a la vida misma de la empresa, consiga transmitir, a través de una optima gestión comunicacional, la imagen corporativa a todos los públicos a las que se la quiera trasladar, potenciando la estrategia de política global  interna de la empresa, decidida por la gerencia de la organización.


La clave se encuentra en la implantación de una estructura de organización de la gestión de comunicación que nos permita alcanzar nuestros objetivos. 

En primer lugar, la política general de protocolo de la empresa, que deberá definir estos objetivos posibles y las estrategias para desarrollarlos, además de la estructura definida y jerarquizada del servicio de protocolo necesario. Claro está que la estructura dependerá, fundamentalmente, de la dimensión y características de la entidad.

En segundo lugar, los aspectos de protocolo interno, que abarcan principalmente los aspectos de funcionamiento y jerarquía de la empresa.

Y, en tercer lugar, la sistematización concreta de los actos, orientada a objetivos y política concreta de la empresa. En esta parte deben reflejarse los aspectos organizativos tanto de las juntas de accionistas como de otros eventos propios de las empresas como son desayunos, visitas, inauguraciones, primeras piedras,…

Pero especialmente nunca olvidar que, como diría D. Felio Villarrubia, protocolo es ciencia y arte… y para crear arte se necesita un trabajo previo de preparación y dedicación. Un trabajo protocolo bien hecho garantiza una potenciación efectiva del trabajo de gestión y comunicación.

Todos recordamos con una sonrisa el personaje de empleada del hogar de Gracita Morales en los 60-70…

¡Qué bonito recuerdo!, ¿verdad? Pero los tiempos y la sociedad han cambiado mucho y aquello de “señorito” ya no suena bien sino en su boca. ¡Y ni os cuenta lo se “señorita”!

imgres-37.jpg

“¿Señora o señorita?”, una pregunta que suena a rancio. Pues os sorprenderá aún más cuando os diga que a mí me lo preguntó una azafata de Air Europa en Barajas. Después de llamarme varias veces “señorita” le dije: “soy señora”. A lo que me contestó: “¡Ah, está casada! Perdone!”. Los que me conocéis podéis imaginar se me salían los ojos de las órbitas ante tal espectáculo…

Es evidente que el estado civil de una mujer no es importante y mucho menos para tomar un avión o para realizar bien tu trabajo. Es muy duro tener que luchar contra este tipo de lenguaje sexista y mucho más en el lugar donde uno desempeña su labor profesional.

El objetivo es equiparar, y clarificar, el tratamiento que se le da a todos los ciudadanos. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con grandes impedimentos. Por ejemplo, si uno busca en la RAE las definiciones de “señorita” y “señorito” encuentra esto:

1. m. y f. Hijo de un señor o de persona de representación.
2. m. y f. coloq. Persona, especialmente si es joven, a la que sirve un criado.
3. m. coloq. Joven acomodado y ocioso.
4. f. Término de cortesía que se aplica a la mujer soltera.
5. f. Tratamiento de cortesía que se da a maestras de escuela, profesoras, o también a otras muchas mujeres que desempeñan algún servicio, como secretarias, empleadas de la administración o del comercio, etc.


Es evidente que el término recoge acepciones totalmente diferente para la mujer que para el hombre. Estas son algunas de las razones por las que mi blog se llama como se llama… “¡Cómo te lo diría!”.

Fijaos que en femenino se refiere a: “término de cortesía que se aplica a una mujer soltera” y “tratamiento de cortesía que se da a maestras de escuela, profesoras, o también a otras muchas mujeres que desempeñan algún servicio, como secretarias, empleadas de la administración o del comercio, etc”. Y en masculino: “joven acomodado y ocioso”. Y de forma indistinta para los sexos dos definiciones: “amo con respecto a los criados” e “hijo de un señor o de persona de representación”.

imgres-46.jpg

No suele ser lo mismo ser señorita que señorito y, si os percatáis, a ellos no les preguntan “¿señor o señorito?”

¡Todas, absolutamente todas las mujeres, somos señoras! Es bastante desagradable que te pregunten si estás casada o no… y más alguien que no es cercano a ti. El uso sexista del lenguaje ha estado discriminando durante décadas a las señoras solteras de las casadas.

images-3.png

Y lo peor es cuando el tratamiento de señora o señorita viene determinado por tu apariencia física o tus arrugas… Eso ya es mortal… Me gustaría ver la cara de mis compañeros de trabajo si les hiciesen esto. Pero si hay algo que no me gusta es cuando viene una mujer de más edad que yo y me dice: “te tienes que alegrar porque te llamen señorita. Eso es que te ven joven. A mí me enfada que me llamen señora”. Reconozcamos que esto en el trabajo es una lacra. De hecho, en la cortesía empresarial no hay sexos, ni edades, ni arrugas… importa el cargo.

Está claro que tenemos que quitarnos de la mente que ser “señora te hace vieja, que tampoco es nada malo tener muchos años… Que preguntar determinadas cosas es una impertinencia y que el lenguaje debe adaptarse a los tiempos y no ser sexista. Y todo esto porque las formas ayudan a la hora de crear una buena comunicación en la empresa, con el cliente, y también con nuestros compañeros, cosa que al final favorece y facilita el desarrollo de nuestro trabajo