papa Francisco

No deja de sorprenderme la ignorancia de algunos medios en referencia a ciertos temas, especialmente el religioso. Entre los evidentes fallos en series de televisión y las constantes meteduras de pata se me hace increíble la pérdida de cultura religiosa en nuestro país.

Que quede claro que no hablo de valores ni de creencias, habló de cultura general acerca de términos que deberían ser conocidos.


La última ha sido una periodista que ha calificado de “sombrero” al solideo del Santo Padre. El artículo era este:

Una niña trató de ‘robar’ el sombrero del papa Francisco | CNNEspañol.com 

Curioseando he visto que el mismo o parecido error se encuentra en otros medios



Bueno, pues para los que no lo sepan vamos a explicar lo que es el solideo y de dónde procede.

El solideo es una palabra que procede del latín soli Deo, solo a Dios. Se trata de un “casquete”, hecho de seda, paño u otra tela, que llevan el Papa, los Cardenales y los obispos. Como su propio nombre indica, solo se lo quitan ante Dios (o ante el Santísimo Sacramento, o durante la Misa desde el Prefacio hasta después de la Comunión, que se lo vuelven a poner).

Los obispos y cardenales se lo quitan en presencia del Papa como símbolo de respeto, como pasa con aquellos que se quitan el sombrero para saludar a otra persona.

El solideo es un heredero de la kipá. La ley judía exige a los hombres cubrirse la cabeza en señal de respeto y reverencia a Dios, para rezar, estudiar la Torá, decir una bendición o entrar a la sinagoga. Es una tradición que radica en la época del Templo, al que los sacerdotes entraban con la cabeza cubierta.

Cabe añadir que, los hombres y jóvenes judíos usan la kipá todo el tiempo, como símbolo de la conciencia de la existencia de un ser “superior”. Es una manifestación de su creencia y sumisión a él, un testimonio de su devoción.

Me llama la atención cómo hay personas que siguen empecinadas en ese absurdo vicio de la ruptura o salto olímpico del protocolo

La definición de protocolo que da la Real Academia es clara y sencilla. Y como me descuide WordPress y Google me van a sancionar por repetirla una y otra vez:

Conjunto de reglas establecidas por norma o por costumbre para ceremonias y actos oficiales o solemnes.

Hace poco encontré, a través de un poste de mi compañera Diana Rubio, una noticia de la Sexta que acusaba al papa de “romper el protocolo” para miccionar.

Por más que he buscado leyes, normas y costumbres inveteradas, no encuentro la que impide a un señor de edad parar por causa de una necesidad primaria. Y en la Escuela de Protocolo debí faltar el día en el que explicaron que había que incluir en el programa, el cronograma y el Ordo Procedendi el momento adecuado para ello. Desconozco, además, el orden establecido para las intervenciones dentro del urinario… ¡mira que si meto la pata y organizó un conflicto diplomático!

Cierto que uno sale llorado y miccionado de casa. Todos hemos tenido una madre o una abuela que nos la han enseñado, pero una urgencia se perdona y entra dentro de la normalidad… a no ser que seas Terminator o Bender el de Futurama. 

Lo que de verdad me plantea cuestiones e interrogantes es si los que han fotografiado al Santo Padre saliendo del urinario no son los que se han saltado el protocolo social….